Dimite el director del Media Lab del MIT por sus lazos con Jeffrey Epstein

Joichi Ito recibió donaciones del financiero, que se suicidó en agosto en la cárcel, pese a conocer las acusaciones de tráfico sexual de menores, según la revista 'The New Yorker'

Jennifer Araoz (centro), una de las víctimas de Epstein, a la salida de la Corte Federal en Nueva York el pasado 27 de agosto.
Jennifer Araoz (centro), una de las víctimas de Epstein, a la salida de la Corte Federal en Nueva York el pasado 27 de agosto. YANA PASKOVA (AFP)

El director del prestigioso Media Lab del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, en sus siglas en inglés), Joichi Ito, ha dimitido de su cargo este sábado debido a sus lazos financieros con el millonario Jeffrey Epstein, según informa el diario The New York Times en su versión digital. Ito recibió y donaciones, tanto para la institución como para su fondo de inversión personal, pese a conocer las acusaciones de tráfico sexual y abuso de menores que pesaban sobre Epstein, quien se quitó la vida en agosto pasado en la cárcel.

“Tras pensarlo detenidamente durante los pasados días y semanas, creo que lo mejor es que dimita como director del Media Lab y como profesor y empleado del Instituto con efecto inmediato”, escribía Ito en un correo electrónico al rector de la universidad, Martin Schmidt.

Más información
Los últimos días de Jeffrey Epstein
Francia abre una investigación por violación y abuso de menores a Jeffrey Epstein
Tras la pista de Ghislaine Maxwell después del suicidio de Epstein

La dimisión de Ito llega menos de un día después de que un artículo de la revista The New Yorker revelase documentos que probaban que Media Lab estaba al corriente del estatus de Epstein como depredador sexual y aún así siguió aceptando el dinero del financiero, además de que las cantidades económicas aceptadas eran mucho mayor que las que el centro de investigación reconocía públicamente.

En octubre de 2014, Media Lab recibió dos millones de dólares (1,8 millones de euros) en concepto de donación de Bill Gates. Ito escribió en un correo electrónico de uso interno del centro: “Esto es un regalo de dos millones de dólares de Bill Gates a través de Jeffrey Epstein”. Peter Cohen, director de desarrollo y estrategia del MIT, respondía a Ito: “De cara al registro de regalos, no mencionaremos el nombre de Epstein”.

Un portavoz del fundador de Microsoft ha declarado por su parte que “cualquier afirmación de que Epstein organizó donaciones de dinero a través del Bill Gates es completamente falsa”. Una fuente cercana a Gates, y citada por The New Yorker, asegura que el empresario tiene una relación desde hace mucho tiempo con el laboratorio, y que las donaciones anónimas hechas por el filántropo no son atípicas. Gates ha negado en el pasado haber recibido servicios de asesoría financiera por parte de Epstein.

Rafael Reif, presidente del MIT, declaró el mes pasado que la universidad recibió en un periodo de 20 años unos 800.000 dólares de Epstein. Reif dijo que el centro lo investigaría. Tras sus declaraciones se produjeron las dimisiones de dos prominentes investigadores de Media Lab debido a la revelación de que el laboratorio había recibido dinero de Epstein a pesar de que había sido condenado en el pasado por haber mantenido relaciones sexuales con chicas menores de edad.

Ito reconoció la semana pasada haber aceptado 525.000 dólares del financiero para el centro de investigación Media Lab, así como 1,2 millones para su fondo de inversión personal. El pasado mes de agosto, Ito pedía disculpas a sus amigos y colegas “por haber introducido en nuestra red a semejante persona”.

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS