La historia del atraso español en los rankings de PISA

España solo superó la media de la OCDE en el informe de 2015 en materia de comprensión lectora

Varios alumnos en un instituto de secundaria español.
Varios alumnos en un instituto de secundaria español.Uly Martín

Hasta 2015, España siempre había estado por debajo de la media de los estándares mundiales de educación. Durante las seis entregas del reconocido Informe PISA, elaborado cada tres años desde 2000 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), solo superó el promedio ese año y tan solo en comprensión lectora, uno de los tres parámetros examinados. La evaluación se centra en las materias escolares básicas de ciencia, lectura y matemáticas de más de medio millón de alumnos de 15 años elegidos aleatoriamente en más de 70 países. Si bien los parámetros españoles han ido mejorando, aún no alcanzan la media europea. 

Informe PISA 2000

En el primer informe, España se situó por debajo de la zona media tanto en lectura y comprensión de lo escrito —donde los más fuertes son Finlandia y Canadá— como en matemáticas y ciencias, materias dominadas por japoneses y coreanos. Además, solo un 5% de los estudiantes españoles entró en la categoría máxima de lectura y comprensión lectora; un porcentaje muy alejado de países como Australia, Canadá, Finlandia, Nueva Zelanda y Reino Unido, en los que la excelencia rondaba el 18%. En 2000, participaron 32 países y un total de 265.000 jóvenes, de los cuales 6.214 eran españoles, una muestra considerada representativa de una población de 399.055 estudiantes de esa edad.

Más información

Informe PISA 2003

Los resultados del segundo gran informe situaron de nuevo a España en el furgón de cola frente a otros países europeos. En matemáticas, apenas cinco miembros de la UE obtuvieron peor resultado que España. De hecho, un 23% de estudiantes son incapaces de alcanzar el nivel básico en esta asignatura. En cuanto a la comprensión lectora, la situación es parecida; España es el sexto país europeo peor valorado, con Grecia y Eslovaquia a la cola. El informe también reveló los mínimos porcentajes de excelencia, que se asemejaban a los del informe anterior. No obstante, España ofrecía una mayor equidad socioeconómica entre los alumnos con respecto a países como Turquía, Hungría o Japón. 

Informe PISA 2006

España retrocede en lectura y se estanca en la mediocridad en ciencias y matemáticas. Fue el país que más bajó su nivel de lectura respecto a informes anteriores, y se posicionó en el puesto 35 de los 57 países participantes, por detrás de Luxemburgo, Portugal, Italia o Eslovaquia, que habían obtenido hasta 2007 los peores resultados. Este informe también puso en relieve las grandes diferencias entre las 10 comunidades autónomas españolas que presentaron más alumnos a las pruebas de PISA, unas disparidades que se elevaron hasta 47 puntos, en el caso de lectura entre La Rioja (492) y Andalucía (445).

Informe PISA 2009

A pesar de haber recuperado el bajón que se registró en el informe anterior, España tampoco alcanzó la media en el análisis de 2009 y se sitúa a 12 puntos de la media de la OCDE. Los alumnos españoles de 15 años obtuvieron en lectura de media 481 puntos, frente a los 493 del promedio internacional. En ciencia, aumenta tres puntos y en matemáticas, mantienen las insuficientes cifras de los anteriores informes. Estos datos se relacionaron con el elevado número de repetidores. Alrededor del 36% de los alumnos españoles que hicieron la prueba del informe de PISA habían repetido curso; un porcentaje elevadísimo con respecto al 5% de Finlandia. 

Informe PISA 2012

Las cifras de 2012 tampoco fueron muy alentadoras. Tanto en comprensión lectora como competencia matemática, a España le separaron siete puestos de la media de la OCDE. La cifra española fue de 488 y 484 respectivamente. Sin embargo, se observaron leves mejoras en cuando a las competencias científicas de los 25.000 alumnos que participaron en en Informe de 2012. En este año se acentúa la brecha entre los alumnos con escasos recursos económicos y los más favorecidos. Si bien en 2003 la diferencia entre unos y otros era de 18 puntos, en 2012 la brecha aumenta hasta 27, lo que se traduce en más de medio curso de aprendizaje. 

Informe PISA 2015

España continuó su descenso en competencia científica y matemática pero mejoró en lectura con ocho puntos más hasta 496, tres puntos por encima de la media. Supera entonces por primera vez en esta modalidad el promedio marcado por la OCDE. Sin embargo, este informe —en el que participaron 37.000 estudiantes de 980 centros españoles— reveló una brecha más acentuada entre comunidades del norte y el sur, con más de un curso y medio de diferencia entre los alumnos de Castilla y León (519 puntos en ciencias) y los de Andalucía (473). 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción