Las autoridades mexicanas buscan a quienes tuvieron contacto con el cuarto afectado de coronavirus

La paciente es una estudiante de 20 años que aterrizó en Coahuila desde Italia

Passengers wearing protective masks are seen at the International Airport in Mexico City, Mexico, on February 28, 2020. - Mexico's Health Ministry confirmed the country's first case of coronavirus on Friday, saying a young man had tested positive for it in the capital. (Photo by ALFREDO ESTRELLA / AFP)

Las autoridades mexicanas confirmaron la existencia de un cuarto caso de coronavirus en Torreón (Coahuila) que se suma a otros dos en la Ciudad de México y uno más en Sinaloa.

El gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, confirmó que se trata de una estudiante que llegó recientemente de Italia. “Es una mujer de 20 años que estuvo en Milán entre enero y febrero. Llegó el martes 25 de febrero y a los dos días inició con los síntomas. Venía con otras dos jóvenes que estamos buscando entre el gobierno federal y el nuestro para hacerles la revisión necesaria”, dijo el gobernador.

Los doctores confirmaron que la paciente ya fue aislada, está en su casa y con los cuidados necesarios, así como con los medicamentos sugeridos para atemperar la permanencia del virus.

El objetivo ahora de las autoridades es hacer un seguimiento de todas las personas con la que tuvo contacto la joven antes de que fuera detectado el contagio. “No hay que causar alarma. Vamos a seguir con protocolos. Vamos a verificar el entorno familiar de quien ha viajado fuera para mantener un cerco y de alguna forma tomar las medidas necesarias que esto necesita”, ha dicho el gobernador este sábado.

“La niña, el papá, la mamá y me parece que un hermano deben hacer un cerco sanitario de 14 días”, dijo el secretario de Salud estatal, Roberto Bernal. El doctor narró que la paciente viajó de Italia a España y posteriormente a México. “La posibilidad de muerte en un paciente menor de 40 años es del 0′2%”, ha dicho en referencia al afectado

Con este caso, son ya cuatro los afectados en México. La noche del viernes, la Secretaría de Salud informó de que había otros tres que, según el doctor José Luis Alomía, portavoz del gobierno, enfermaron muy probablemente de un mismo foco. Todos los casos confirmados por ahora son exclusivamente importados. “No hay emergencia nacional”, ha dicho Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud del gobierno federal.

El primer caso de Covid-19 fue un hombre de 35 años, residente en la Ciudad de México y que también provenía de Italia, y quien tuvo contacto directo con una persona sospechosa de tener el virus, según López-Gatell.

El Gobierno de Ciudad de México ya había señalado el viernes que la probabilidad de contagio en la segunda ciudad más poblada de Latinoamérica era alta, pero pidió evitar el pánico en un mensaje difundido en redes sociales. “Es momento de mantenernos solidarios, informados, serenos y ser responsables aplicando las medidas de prevención”, pidió la jefa de Gobierno de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum.

El enfermo de Culiacán ha mejorado con el paso de las horas y se le ha retirado la medicación aunque continúa aislado en un hotel, han confirmado los médicos. Las autoridades mantienen todas las cautelas ante la aparición en China de rebrote de la enfermedad en afectados que parecía ya curados.

Desde el pasado 30 de enero, México ha intensificado la vigilancia contra el coronavirus, una vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia internacional. México aplica un protocolo de identificación de contagios en terminales aéreas y toma muestras de casos sospechosos. Entre las recomendaciones de la Secretaria de Salud están no medicarse y “no saludar de mano, beso o abrazo”.

Por el momento, las autoridades mexicanas barajan tres escenarios epidemiológicos sobre la propagación del virus. El primero es la importación, que ya se ha cumplido, con un número limitado de casos, como los tres últimos, que están asociados. El segundo contempla al menos dos pasos de transmisión de humano a humano y se puede extender a una transmisión comunitaria, con cientos de casos. El último escenario asume un avance mayor de la epidemia, pero aún no se ha llegado a ese punto. López Gatell ha afirmado que no se trata de impedir la propagación, sino de mitigar y mantener a raya sus efectos conteniendo los brotes comunitarios.

“La gente espera que tengamos cero casos, esto no es posible”, ha reconocido el subsecretario. Cada etapa contempla una serie de medidas diferentes, como el cierre de espacios públicos y la cancelación de eventos masivos, pero López-Gatell ha pedido no adelantar conclusiones y ha insistido en que aún no se puede prever cuántos casos habrá.

Se ha pedido a la población que presenta síntomas como fiebre alta, tos y escurrimiento nasal que acuda a un médico, mantenga limpias las áreas de uso común y evite el uso del transporte público, así como salir de sus hogares.




Sobre la firma

Jacobo García

Es periodista en México, Centroamérica y Caribe. Fue corresponsal de El Mundo y Associated Press en Colombia antes de llegar a EL PAÍS. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Finalista True Story Award 20/21 y colaborador en varios libros colectivos sobre periodismo y América Latina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS