Una fallecida y al menos una decena de casos de Covid-19 en una residencia de mayores de Madrid

La mujer de 99 años fallecida en la capital era residente del centro | Madrid refuerza las medidas preventivas en todos los centros dependientes de la comunidad

Dos ancianos en la residencia de mayores de la Paz de Madrid, este jueves.
Dos ancianos en la residencia de mayores de la Paz de Madrid, este jueves.David Expósito

Una residencia de ancianos de Madrid se ha convertido en uno de los mayores focos del coronavirus de España. Una anciana de 99 años que vivía en el centro falleció el martes tras ser ingresada sin diagnóstico de Covid-19 en el hospital Gregorio Marañón. Supuestamente padecía una neumonía, pero la necropsia determinó que el causante de la enfermedad había sido el SARS-CoV-2. Al día siguiente, una decena de residentes del mismo centro y una auxiliar de enfermería dieron positivo.

La Comunidad de Madrid ha aportado durante todo el jueves datos contradictorios: en primera instancia una portavoz de la Consejería de Políticas Sociales y Familia (de la que depende la residencia) informó a este periódico que había 14 infectados. Más tarde remitió a la Consejería de Sanidad, que rebajó la cifra a 10, de los cuales ocho están en la residencia y dos ingresados en el Gregorio Marañón, además de la anciana fallecida.

Las pruebas se realizaron a 15 de los alrededor de 70 usuarios de la Residencia de Personas Mayores La Paz, tras haber tenido contacto previo con los ingresados, según explica Elena Moral, presidenta del sector de Administración General de la Comunidad de Madrid del sindicato CSIF, que ha recibido la información de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS).

Carolina, hija de la mujer de 99 años fallecida, a la entrada de la residencia. DAVID EXPÓSITO
Carolina, hija de la mujer de 99 años fallecida, a la entrada de la residencia. DAVID EXPÓSITODavid Expósito

El foco es preocupante tanto por el número de afectados como por su edad, con una media de alrededor de 80 años. Se trata de un grupo especialmente vulnerable. Los datos de letalidad del virus muestran que la mayor tasa de fallecimientos está entre los mayores de 80 (más de un 14% de las personas de esta edad que han contraído la enfermedad han muerto), seguida de los que tienen entre 70 y 80 (un 8%). Son cifras que hay que tomar con cautela, ya que tienen en cuenta sobre todo casos de China, donde la tasa de letalidad es mayor que en otros países.

Además de este foco, al menos dos usuarios habituales del Centro de Mayores Duque de Ahumada de Valdemoro dieron también positivo de Covid-19 este jueves, según ha podido saber este periódico. Ellos y un tercero que presenta síntomas y está a la espera de resultados eran compañeros de partida de cartas.

Ante esta situación, la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid prepara varias medidas que ha plasmado en un documento que circula entre los trabajadores sanitarios y los sindicatos y que un portavoz de la Consejería de Sanidad califica de “borrador no oficial”. Entre ellas, está cerrar la actividad de los centros de día de mayores, incluyendo los dependientes de los ayuntamientos y restringir el acceso de familiares y visitas a las residencias. También ha solicitado el cese de la actividad de la iglesia evangélica donde se produjo el brote en Torrejón. “En primera instancia solicitaríamos que lo hicieran ellos y si no sería por resolución de la DG [Dirección General]”, reza el documento. Además, propone el cese de las actividades formativas de atención primaria y de los alumnos de Medicina y otros centros de la salud.

Ante el crecimiento de casos —los últimos aportados el jueves por el Ministerio de Sanidad los elevaba en Madrid a 90 infectados de los 261 de toda España— la consejería planea también aumentar las pruebas en los lugares con más infecciones para incrementar la sensibilidad diagnóstica. En Torrejón de Ardoz se realizarán test PCR para detectar el virus a todos los pacientes con síntomas de enfermedad respiratoria. Aumentará también la capacidad de decisión del servicio de urgencias médicas de la Comunidad (Summa) para solicitar pruebas a personas que acudan a las emergencias y que hayan estado en contacto con casos confirmados, así como a las que vuelvan de viajes en zonas de riesgo, independientemente de los síntomas. Hasta ahora, en el resto de España, es necesario que se den ambas circunstancias a la vez: síntomas y contacto con personas infectadas o de países considerados de riesgo: norte de Italia, China, Japón Corea del Sur, Irán y Singapur.

Medidas en las residencias

El gerente de la AMAS, Óscar Álvarez, ha comunicado el jueves al CSIF que la situación en las residencias de mayores está controlada y que se están aplicando medidas para que no vaya a más. En cada caso, en función de la evolución de los síntomas, se valorará si los usuarios permanecen en la residencia, con el aislamiento y los cuidados necesarios, o si son ingresados en un hospital. “Se hará como con cualquier persona, la residencia es su casa”, asegura la representante del CSIF. La auxiliar de enfermería afectada sí ha sido retirada de su puesto de trabajo hasta que se recupere de la enfermedad para evitar que el virus se propague.

La Consejería de Políticas Sociales ha informado posteriormente en un comunicado que ha reforzado las medidas de prevención ante el coronavirus en todos los centros y residencias de mayores dependientes de la AMAS y de la Dirección de Atención al Mayor y a la Dependencia.

El jueves estaba elaborando, conjuntamente con la Dirección General de Salud Pública, un protocolo. “Entre las medidas de refuerzo se contempla la habilitación de zonas de aislamiento o limitación de contactos en las residencias de mayores y se procurará que aquellas personas con síntomas no utilicen las zonas comunes, como puede ser el comedor. La AMAS ha anunciado la contratación de personal de enfermería y de servicios para reforzar la atención en aquellos centros en los que fuera necesario por la detección de casos positivos”, explica el comunicado.

En el caso concreto de la residencia La Paz, desde la confirmación de los primeros casos de coronavirus en la tarde del miércoles, la consejería asegura que ha dotado a los profesionales que trabajan en el centro de material de protección como indican los protocolos de Salud Pública y que ha reforzado la plantilla en los tres turnos. Además, ha contactado telefónicamente con todos los familiares de los residentes y les ha recomendado que no acudan al centro salvo que sea imprescindible. Todos los residentes y trabajadores que cumplan los criterios pasarán las pruebas para descartar el contagio y las actividades externas y el voluntariado se han suspendido.

Sobre la firma

Pablo Linde

Empezó a escribir sobre el coronavirus prácticamente cuando se descubrió y desde entonces se ha dedicado a cubrir la pandemia. Comenzó a publicar en EL PAÍS en 2007, centrado en asuntos relacionados con la sanidad y la salud, lo que le ha valido ganar varios premios nacionales, como el Prismas de divulgación científica o el Boehringer de medicina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS