Sanidad aumenta la compra de vacunas de la gripe para evitar que coincida con la covid-19

Las inmunizaciones empezarán lo antes posible y se dará prioridad al personal sanitario

Una anciana se vacuna contra la gripe en Sevilla, en 2019.
Una anciana se vacuna contra la gripe en Sevilla, en 2019.PACO PUENTES (EL PAIS)

El Ministerio de Sanidad no quiere enfrentarse después del verano a una doble epidemia: la de la covid y la de la gripe, dos enfermedades infecciosas cuyos síntomas pueden confundirse y sus efectos agravarse mutuamente. Por eso ha apostado por reducir todo lo posible la segunda, para la que hay vacuna, a la espera de que lleguen tratamientos específicos y prevención para la primera. Para ello, este año no solo va a aumentar casi un 7% la compra que hace en nombre de la mayoría de las comunidades autónomas, hasta llegar a casi cinco millones (a los que hay que añadir otros tres millones de comunidades como Andalucía y Cataluña, que los adquieren por su cuenta), sino que va a hacerse con su propia reserva para reforzar el sistema. El objetivo es llegar a una tasa de vacunación del 75% entre las personas mayores y los grupos de riesgo (personas con enfermedades crónicas cardiovasculares, neurológicas, renales, hepáticas o respiratorias, diabetes, obesidad, hemofilia, inmunosupresión, cáncer, celiaquía...). En 2017, el porcentaje de mayores que se vacunó fue del 54,3%. En su acuerdo marco también expresa que quiere que el personal sanitario y sociosanitario se vacune en la misma proporción (el 75%, cuando en 2017, último año con datos, lo hizo el 35%), y superar el 60% en embarazadas y en personas con condiciones de riesgo.

El ministerio prevé que la campaña de vacunación de este año empiece lo antes posible, en cuanto se reciban las primeras dosis, lo que se prevé para primeros de octubre. Esta fecha se debe a que cada año la composición de la vacuna varía, y hay que esperar a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) detalle cuáles son las cepas que se prevé que van a circular más para fabricar el medicamento correspondiente, que suele proteger de tres o cuatro de estas variantes –por eso no todo el que se vacuna se libra de la enfermedad, ya que pueden atacarle otras variedades del virus–. El plan del departamento que dirige Salvador Illa establece que “por la importancia estratégica que juega el personal sanitario y sociosanitario, podrá priorizarse su vacunación en el tiempo en función de la llegada de dosis de vacunas”.

Aunque la gripe suele cursar en la mayoría de las personas como una enfermedad leve, no sucede lo mismo con los grupos de riesgo. En 2018, el Instituto Nacional de Estadística (INE) le adjudicó 1.852 fallecimientos, cuando en 2014 fueron solo 432. Aparte del envejecimiento de la población y la posible mayor virulencia de la infección, hay una mayor preocupación en los médicos, que la explicitan más como causa directa de la muerte en los certificados. Se calcula que, aparte de estos casi 2.000 casos, hay al menos otros 4.000 decesos en los que la gripe ha tenido un papel determinante.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS