Las residencias de mayores estallan contra Boris Johnson

Downing Street intenta rectificar unas declaraciones del primer ministro en las que culpa a estos centros de no seguir "las recomendaciones que se les dieron"

El primer ministro Boris Johnson en una visita a las obras de una fábrica de Siemens el 6 de julio.
El primer ministro Boris Johnson en una visita a las obras de una fábrica de Siemens el 6 de julio.ANDREW PARSONS / N10 DOWNING STR (EFE)

Boris Johnson siempre ha tenido la habilidad de saber levantar el pie antes de que estalle la mina, pero la gestión de la crisis del coronavirus ha reducido considerablemente la tolerancia de los británicos con sus meteduras de pata. La especial virulencia con que la covid-19 afectó a las residencias de mayores (más de 20.000 de los 44.000 muertos oficiales) fue la demostración de que el Gobierno desatendió ese frente en su inicial respuesta ante la pandemia. “Una de las cosas que nos ha mostrado lo sucedido es que necesitamos organizar mejor la atención a las personas que están en las residencias. Hemos descubierto que en muchas de ellas no se siguieron las recomendaciones que se les dieron”, dijo el primer ministro durante su visita del pasado lunes a la localidad de Yorkshire. La reacción no se hizo esperar. “Como poco, han sido unas declaraciones torpes y cobardes”, ha dicho a la BBC Mark Adams, director ejecutivo de Community Integrated Care, la organización responsable de muchas residencias en Inglaterra y Gales. “Si esto es realmente lo que piensa, se trata de una realidad alternativa kafkiana, en la que el Gobierno fija las reglas, nosotros las obedecemos, y como no les gusta el resultado niegan haber fijado regla alguna y culpan a aquellos que hicieron lo que pudieron. Es realmente frustrante”, se ha quejado.

Durante las primeras semanas de la pandemia, el material de protección sanitaria adquirido por las residencias fue desviado a los hospitales, y a estas alturas el Gobierno británico sigue sin proveerlo a muchas de ellas. La mayoría de las personas mayores atendidas en los centros médicos fueron devueltas a los centros donde residían sin realizar test para detectar si portaban el virus. Mientras los responsables de las instalaciones expresaban sus quejas y su frustración, los miembros del Ejecutivo repetían en sus ruedas de prensa diarias que habían establecido “un anillo protector” en torno a las residencias, a pesar de que las cifras de fallecidos seguían incrementándose. “Por todo el país estuvimos atendiendo las distintas recomendaciones que diariamente surgían del Gobierno, así que sugerir que no hicimos caso es totalmente inapropiado y, sinceramente, bastante insultante”, ha dicho Vic Rayner, director del National Care Home Forum, una de las principales organizaciones británicas no lucrativas que prestan asistencia social.

El Gobierno ha dedicado gran parte del martes a intentar corregir las desafortunadas declaraciones de su primer ministro, pero se ha quedado lejos de transmitir una disculpa sincera. “En ningún momento ha pretendido culpar a las residencias”, han repetido el secretario de Estado de Comercio, Alok Sharma, y el propio ministro de Sanidad, Matt Hancock. “Lo único que ha querido señalar es que nadie sabía exactamente cuál era el procedimiento adecuado, no conocíamos en ese momento el número de casos asintomáticos”, ha dicho Sharma.

Fue en febrero cuando Public Health England, el ente administrativo que gestiona en Inglaterra los servicios públicos de salud, aseguró que “era muy poco probable que las personas que vivían en las residencias para mayores resultaran infectadas”, y que no necesitaban tomar medidas especiales. La mayoría de ellas comenzó a equiparse por su cuenta mientras el Gobierno se concentraba en detener el desbordamiento de enfermos en lo hospitales. Uno de cada cinco de los residentes acabó infectado por el virus. Y un 7% del personal que trabajaba en los centros contrajo la enfermedad.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad



Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS