Los servicios sociales dan un margen a Antonia, la abuela que se niega a entregar en acogida a su nieto en Valencia

El menor de siete años debía haber ingresar el lunes en un centro por orden de la Consejería de Igualdad e Inclusión Social, que intervendrá en el ámbito familiar

Antonia Martínez, en su casa, con una foto de su nieto recién nacido.
Antonia Martínez, en su casa, con una foto de su nieto recién nacido.Mònica Torres

Los servicios sociales de la Generalitat valenciana han modificado su decisión inicial de ingresar a un menor de siete años de la población valenciana de Picanya en un centro de acogida y ha determinado intervenir más directamente durante un tiempo en la casa de los abuelos donde vive para evitarle un “mayor trauma”. Antonia, la abuela que lo ha criado desde los dos meses, se negó a entregarlo el pasado lunes, como mandaba la orden de la Consejería de Igualdad e Inclusión Social. “El niño tiene una familia y yo le prometí que nunca lo dejaría como hizo su madre. ¿Que estará mejor en un centro de acogida o con otra familia?”, se preguntaba Antonia, de 69 años, en un artículo publicado por EL PAÍS el pasado sábado.

El lunes, el día marcado para la entrega, hubo una concentración vecinal frente al Ayuntamiento de la población contra la entrega del niño y a favor que se mantuviese al lado de sus abuelos, Antonia y Manolo. Estos se hicieron cargo del menor cuando fue declarado en situación de desamparo y quedó bajo la tutela de la Generalitat valenciana por el abandono del hogar por parte de la madre y por la incapacidad del padre. La Generalitat les fue concediendo prórrogas temporales para su guarda y custodia hasta el pasado junio, cuando consideró que lo mejor para el menor era su ingreso en un centro especializado. “La situación familiar es muy compleja y repercute negativamente en el niño y en su desarrollo y comportamiento”, señalaron desde Servicios Sociales a este periódico.

Esta tarde, fuentes de la Consejería que dirige la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, han indicado que los profesionales de los Servicios Sociales trabajarán con Antonia, su familia y el niño en el ámbito doméstico para mejorar el cuidado y la educación del menor por un tiempo indeterminado que podría ser de varias semanas. “Se ha abierto un proceso con el único fin de evitar más traumas al niño y para hacer ver también a sus familiares que se quiere lo mejor para él y la colaboración de todos”, apunta las mismas fuentes. También se pretende que los abuelos conozcan bien el centro de acogida de Les Palmeretes, que podrán visitar a menudo, y el trabajo de sus profesionales. Antonia se quejaba la pasada semana de que nadie le había dicho “ni las mudas” ni los juguetes que se debía llevarse consigo el niño al centro.

En la entrevista con este periódico, Antonia se mostró consciente de los problemas del menor. Pero insistió en que ha mejorado mucho, que ya no se muestra agresivo, que su rebeldía tenía que ver con el cambio de su querida profesora, y que ya controla sus necesidades fisiológicas, entre otras cuestiones. Exhibió un informe del colegio que reconoce que en el programa de modificación de conducta al que se había apuntado justo antes de estallar la pandemia obtuvo resultados “moderadamente optimistas”. En una de las resoluciones de la Generalitat se indica que “la diferencia generacional puede perjudicar el buen desarrollo del acogimiento”. Ella asegura que está muy bien de salud y recuerda el gran número de abuelas que se hacen cargo de sus nietos, ahora y antes. Problemas de diversa índole impiden o dificultan que alguno de sus cuatro hijos de Antonia se quede con la custodia del niño. En la casa familiar solo vive uno de los hijos, pero no el padre del menor que no puede convivir con él. Se ha recuperado del brote psicótico, según un informe psicológico que esgrime Antonia.

Desde Servicios Sociales se insistió la semana pasada en que “las decisiones se adoptan siempre pensando única y exclusivamente en el interés superior del menor. En este caso se ha valorado especialmente la situación del entorno para el que actualmente no existe informe de idoneidad. La situación familiar es muy compleja y repercute negativamente en el niño y en su desarrollo y comportamiento. La actual responsable de su tutela no es consciente de que el problema está en el ambiente familiar y en la gestión de las emociones y el comportamiento del niño y se observa que no se siguen las indicaciones dadas por los técnicos de servicios sociales”, señalaron.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción