¿Deben exigirse notas altas a los futuros maestros?

Envíe su opinión al debate que plantea esta semana el Foro de Educación de EL PAÍS

Alumnos en un aula.
Alumnos en un aula.Massimiliano Minocri

El Ministerio de Educación y Formación Profesional ha anunciado su intención de llevar a cabo una ambiciosa reforma para afrontar los graves problemas del sistema educativo, entre los que destacan la elevada tasa de abandono escolar temprano (España se sitúa a la cabeza de Europa) y el alto nivel de repetición de curso (que triplica la media comunitaria). En el centro de los cambios se sitúa la mejora de la formación del profesorado. Y se incluye un año de prácticas formativas que, a la espera de concreción, presenta ciertas semejanzas con el periodo de residencia, el MIR, con el que se forman los médicos. Ahora, en muchas facultades de Magisterio se ingresa con un 5 y las universidades forman al doble de maestros de los que requiere el sistema. Cataluña ya ha implantado un examen específico distinto al de la selectividad para acceder a las carreras docentes y Baleares lo hará el curso que viene. Finlandia, referente educativo europeo, tiene por su parte un exigente sistema de acceso a la profesión que, combinado con unas buenas condiciones laborales, hace que quienes llegan a dar clases sean profesionales muy cualificados.

Más información
“Es importante que a la Facultad de Educación se entre con notas altas”
Los nuevos profesores tendrán que hacer un año de prácticas obligatorias en la escuela antes de ejercer

Puede participar en el Foro de Educación de EL PAÍS respondiendo a la pregunta: ¿debe reforzarse la criba entre los aspirantes a profesores y maestros? Y en caso afirmativo, ¿cómo? ¿Poniendo numerus clausus en las facultades de Educación? ¿Estableciendo una prueba específica para entrar a estas carreras? ¿O implantando un examen posterior a la finalización de los estudios que dé acceso al año de prácticas docentes, similar al que realizan los futuros médicos para obtener una plaza de Médico Interno Residente (MIR)?

"Se les debería exigir más y recompensar más"

A los futuros maestros se les debería exigir una mayor nota de corte para entrar en la universidad. También se les deberían impartir muchos más conocimientos de matemáticas, inglés y lengua española. Se les debería duplicar la remuneración cuando ejerzan su profesión y, por último, se les debería proteger de los insultos, agresiones y demás actos vejatorios por parte de los padres de sus alumnos.

JOSÉ MANUEL GAMBOA. Catedrático de Álgebra, Universidad Complutense de Madrid.

"Hay que poner un límite de plazas"

Es preciso endurecer los requisitos de ingreso en los grados de educación Primaria e Infantil con un examen de acceso y límite de plazas. También es necesario reformar el sistema de menciones cualificadoras, que reemplazan a las antiguas especialidades y que no forman adecuadamente al alumnado, y recuperar las especialidades con materias obligatorias en toda la carrera.

PAULA LÓPEZ. Profesora, A Coruña.

"Me he encontrado con alumnos en prácticas que no mostraban el mínimo interés"

Después de 43 años en la enseñanza, he tenido que encontrar alumnos de prácticas que no mostraban el mínimo interés en su profesión. Este trabajo es fundamentalmente vocacional, y exige un trabajo constante para estar día a día aprendiendo e innovando dentro del aula. Obviamente el maestro debe estar altamente cualificado en todas las áreas que imparte. Debe haber una buena preparación de base, y eso sólo se consigue con un BUEN expediente académico. Sí, se debe exigir una nota más alta para iniciar está carrera.

ÁNGELES RODRÍGUEZ. Maestro, León.

"Los mejores van donde son mejor tratados"

Los mejores van donde son mejor tratados. Si la profesión es denostada por políticos y padres, los sueldos son bajos en comparación con otros titulados superiores, y el trabajo requiere unas capacidades que no todos tienen, al final el riesgo es que personas sin vocación accedan a la profesión. Se habla de acceder a magisterio con un 5, pero se olvida a los ingenieros frustrados, o a los historiadores o filósofos que no tienen otra salida. Si un día se empieza a dignificar la profesión (como en Finlandia), accederán los mejores.

ANDRÉS HERNANDEZ. Profesor de Secundaria, Albacete.

"Un comité de profesores debería cribar a los alumnos, como en Finlandia"

Soy español que vive y trabaja en Finlandia. Aquí es un honor ser docente y la sociedad lo valora y respeta. Hay aspectos en la selección de alumnos de las universidades de pedagogía finlandesas que yo llevaría a España. En primer lugar subir la nota de acceso, Después, pasaría a los aspirantes por un comité compuesto por los profesores que van a impartir las asignaturas. Este comité, tiene que valorar las actitudes, motivaciones y cribar a los alumnos.

MARIO MUÑOZ. Coordinador de actividades docentes, Porvoo (Finlandia).

"El problema está en la formación que reciben en el grado de Magisterio"

Soy profesora en una Facultad de Educación y creo que las notas de la EVAU (Evaluación para el Acceso a la Universidad) no tienen por qué ser tan significativas a la hora de elegir a los mejores candidatos a maestros. Desde mi punto de vista, el problema está en la formación que se ofrece dentro de los propios grados de Maestro. Son clases masificadas (en mi Universidad, alrededor de 70 alumnos por aula), que no garantizan el tipo de atención personalizada ni de relación entre el alumno y el docente que se necesita en unos estudios como estos, basados en el desarrollo de las capacidades sociales e intelectuales. Después, hay cuestiones como la expresión escrita o la competencia lógico-matemática que se deberían plantear con más rigor y ser tarea de todos los docentes del grado. La lectura, la escritura, el razonamiento han de ser parte esencial de las asignaturas, así como el desarrollo de una visión respetuosa de la infancia. El pensamiento crítico también debe tener un papel preponderante, tanto en el diseño de las clases como en la evaluación, pues está claro que realizar, por ejemplo, exámenes tipo test de respuesta múltiple no incita al desarrollo de la capacidad de análisis.

Pienso que lo importante es preocuparse de lo que estudian los maestros durante su formación universitaria (programas, ratios de las clases, competencias que se consideran esenciales), y no exigir una nota de corte que no tiene por qué ser representativa de la capacidad de futura de una persona para ser un buen maestro. Para ello, es necesario invertir en las Facultades de Educación: en profesorado, en espacios y recursos, etc. Ese es el principal reto. Pensar que las carencias formativas de los futuros maestros se resolverán exigiendo más nota de entrada es ilusorio, además de probablemente injusto.

ELISA MARTÍN ORTEGA. Profesora de Literatura en la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Madrid.

"Ayudaría a mejorar la calidad de la enseñanza"

Creo que elevar la calificación que da acceso a la formación de los futuros docentes, así como diseñar un año de formación en prácticas evaluable y que fuera decisorio a la hora de obtener la titulación requerida para ejercer la docencia, son medidas necesarias y que ayudarían a mejorar la calidad de la enseñanza en España. Evidentemente, no serían la solución definitiva al problema de la educación, que pasa por un acuerdo de Estado y dejar de centrar las discusiones sobre los temas de siempre: religión y conciertos... Respecto a la pregunta en cuestión solo me cabe una duda: ¿habría candidatos suficientes para acceder a estos estudios, con esa nota de corte elevada y un año de prácticas, para cobrar 1.500 euros al mes? ¿Los alumnos con expedientes más brillantes no pensarían en acceder a estudios que estuvieran mejor remunerados y con mayor proyección profesional? Porque este es otro tema importante, el de la promoción profesional. Un docente que comienza a ejercer a los 21 o 22 años tiene por delante más de 40 años de vida laboral y las posibilidades de promoción profesional son escasas. Puedes alcanzar puestos en el equipo directivo y poco más. En definitiva, el problema de la educación es bastante complejo. Debería ser prioridad absoluta para cualquier gobierno por su trascendencia, ahora bien, si no recuerdo mal, en el último debate electoral, cuestiones sobre educación cero. Ninguno de los candidatos dijo nada sobre este tema.

ANTONIO ALCÁNTARA. Director de un centro público.

"Los maestros son los formadores esenciales"

La labor educativa de los maestros es clave en la formación de los jóvenes. Son los profesores de Infantil y Primaria quienes introducen a los pequeños en el mundo del conocimiento, de la curiosidad, de la creatividad y del trabajo investigador.

Una elevada formación de los enseñantes es esencial como elemento motivador de los alumnos en edades en las que se asienta la base del conocimiento en etapas académicas posteriores. No es exagerado decir que, son los maestros, los formadores esenciales. Coherentemente, deben ser los enseñantes más formados.

BEATRIZ ABARCA. Profesora de Secundaria

"No solo hay que poner el acento en la nota de corte"

Ingresé como profesora con un expediente brillante, pero a lo largo de todos estos años de profesión lo que me ayudó a trabajar, a transmitir ilusión, a aprender cosas nuevas, no fueron muchos de todos aquellos conocimientos que me llevaron a ingresar con acceso directo. Creo que en el sistema actual, tal y como está el bachillerato, las calificaciones de esa etapa tienen un significado parcial y relativo; yo pondría el acento -para acceder a la carrera- en la capacidad de trabajar en equipo, en la versatilidad, la empatía, el dominio de habilidades diversas... más que en la nota de corte.

CARMEN VALCÁRCEL. Profesora de Primaria con 35 años de experiencia, Pontevedra.

"La cualificación es importante, pero en Primaria otros rasgos lo son todavía más"

A mi parecer, es importante que los futuros maestros y maestras estén bien cualificados en lo referente a los estudios pero en la etapa de primaria es mucho más importante que un profesor pueda tener la capacidad para ayudar emocionalmente a un niño, que trabaje los valores entre ellos, la aceptación entre ellos... que sepa intuir o ver los diferentes roles que hay en un aula: los vulnerables, los de buena autoestima, los que se sienten mal pero se descargan con su igual más débil, los que ayudan, los comprensivos....es muy importante para una sana y buena convivencia en la escuela y en la sociedad.

EIDER UGARTAMENDIA. Maestra de Primaria.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS