Escocia ultima una ley para ofrecer gratis tampones y compresas

El Ejecutivo cree que la iniciativa costará unos 24 millones de libras anuales al erario público

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon attends, en el Parlamento escocés el pasado 20 de febrero.
La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon attends, en el Parlamento escocés el pasado 20 de febrero.Jeff J Mitchell (Getty Images)

Escocia ha dado un importante paso legislativo para convertirse en el primer gobierno del mundo que distribuirá de forma gratuita productos de higiene femenina por considerarlos de primera necesidad. La norma que debe darle forma todavía está en proceso de elaboración, pero el Parlamento autonómico acaba respaldar por casi unanimidad la “obligación legal” de darle vía, anticipando de este modo su futura aprobación.

La votación de los diputados escoceses –con sólo una abstención y ningún sufragio contrario- permitirá hacer realidad la propuesta de la parlamentaria laborista Monica Lennon, quien lleva tres años batallando para que tampones, compresas y otros productos relacionados con la menstruación dejen de estar penalizados fiscalmente (como no lo está, por ejemplo, el papel higiénico) y sean accesibles a todas las mujeres sin recursos.

En lo que Lennon considera una victoria en pro de la igualdad de género ha sido crucial el giro dado por el gobierno escocés (nacionalistas del SNP) hace apenas una semana. La intensa campaña de los activistas, sindicatos y ONG contra la pobreza consiguió finalmente vencer las reticencias del ejecutivo sobre el coste que supondrá la iniciativa para el erario público, estimado en unos 24 millones de libras anuales (unos 28 millones de euros). “Todavía tenemos mucho trabajo por delante”, ha advertido la ministra escocesa para las Comunidades, Aileen Campbell, en un intento de atemperar el entusiasmo de los grupos de presión.

A pesar de los reparos de Campbell, la futura ley tiene la vía expedita tras el voto de hoy en el Parlamento que ha sancionado la iniciativa Period Products por la que se autoimpone la obligación legal de facilitar gratuitamente los productos de higiene femenina “a todas aquellas personas que los necesiten”.

Los productos sanitarios en general tienen en el Reino Unido un 5% de IVA, pero la Escocia autonómica ha sido una región pionera en subvencionarlos desde 2018 en escuelas, institutos y universidades. El gobierno de Edimburgo dedica anualmente 5,2 millones de libras a tal efecto, y otros cuatro millones adicionales para que los municipios expandan el programa en otros sectores. El proyecto se puso en marcha a raíz de un estudio (de Young Scot) que indicaban que una de cada cuatro estudiantes de escuelas, institutos o universidades tenía problemas económicos para acceder a los productos de higiene femenina. En otra encuesta (de Plan International), un 12% de las consultadas admitían que el coste de compresas y tampones les obligaba a “improvisar” otras opciones caseras.

La decisión respaldada este miércoles por todos los partidos del arco político escocés ha dado alas al ramillete de campañas que, como FreePeriods, luchan a nivel nacional (británico) por la gratuidad de unos productos que, a su entender, el mercado tasa como si fueran de lujo. Una de las últimas encuestas que manejan señala que alrededor del 25% de mujeres en Inglaterra, Escocia y Gales han faltado alguna vez al trabajo o a su centro de enseñanza por no poder sufragar los productos relacionados con la menstruación. En una mayoría de centros de Inglaterra y Gales, esos productos son hoy gratuitos en los centros de educación primaria y secundaria.

Sin embargo, “tantos años de austeridad y recortes han venido forzando a muchas mujeres a una situación en la que sus únicas opciones son hurtar esos productos en la tiena o bien quedarse en casa”, ha subrayado a la BBC la responsable del grupo Women´s Equality Party, Mandu Reid. La gratuidad que ya vislumbra Escocia es su gran objetivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS