Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Hora de reforzar el plan de acción contra el coronavirus

La pregunta es cuándo vamos a testar sistemáticamente a todos los contactos, aunque no tengan síntomas. Opino que la modificación se debe dar ya mismo.

El hospital Carlos III de Madrid, donde se han atendido pacientes con coronavirus
El hospital Carlos III de Madrid, donde se han atendido pacientes con coronavirusSUSANA VERA (REUTERS)

Los modelos matemáticos apuntaban, hace semanas, que era altamente probable que el coronavirus llegara a España. Por eso recomendamos suspender el Mobile World Congress. Esos modelos, que acertaron en sus predicciones, señalan hoy que la probabilidad de que la epidemia se extienda en España es alta. Por dos razones: hay un goteo de casos importados de Italia y sabemos que el virus es muy transmisible.

Cuando el número de casos en una localidad supera los tres, como en Madrid o Valencia, la probabilidad de un brote local es superior al 60%. Los números, de nuevo, anticipan la evolución de la enfermedad. Una persona puede infectar a varias: los contagios dependen de los contactos que tenga esta persona y del tiempo que tarde en acudir al hospital desde el inicio de los síntomas. Si los parámetros de infección son los mismos que en Wuhan y las medidas de prevención y control no funcionaran a la perfección, en Madrid habría un aumento de dos casos al día en marzo y cinco diarios a partir de la primera semana de abril. Sin medidas preventivas, en abril habría más de 100 casos al día.

Llegados a este punto, debemos evaluar la trascendencia de que nos enfrentemos a casos autóctonos. Al identificar un caso de Covid-19, urge averiguar quién es el causante original y seguir la cadena de transmisión. Si lo logramos, estamos identificando la mayor parte de los casos. Pero, si no sabemos identificar el paciente cero, hay una transmisión que está descontrolada.

Cuando aparecen varios casos en una localidad y alguno es autóctono —en España hay cinco—, hay que intensificar la búsqueda para encontrar nuevos casos. La pregunta es cuándo vamos a cambiar la actual indicación de la prueba y comenzar a incluir a personas que no tengan una historia de viaje, y cuándo vamos a testar sistemáticamente a todos los contactos, aunque no tengan síntomas. Opino que la modificación se debe dar ya mismo. En cuanto Sanidad accione este cambio, será importante fijarnos en las pruebas con resultado negativo, que son un indicador del esfuerzo que se ha hecho por encontrar los casos. Por ejemplo, en Inglaterra ya han hecho más de 4500 pruebas; nosotros, menos de 500.

Un último interrogante es dirimir en qué momento se debe indicar un distanciamiento social, es decir, activar la cancelación de eventos para evitar aglomeraciones o el cierre de escuelas, para disminuir el contagio. No hay un umbral de casos para iniciar medidas de mitigación comunitarias. El indicador clave es que los casos no estén vinculados epidemiológicamente. Si todas (o la mayoría) de los pacientes positivos están conectados a otros casos, es una buena señal, ya que estaremos detectando y controlando las cadenas de transmisión. Pero si no están vinculados, hay una transmisión comunitaria que requiere las medidas mencionado. La cancelación de eventos es recomendable desde hoy mismo. La decisión de cerrar las escuelas es, obviamente, más difícil. Pero es importante hacerlo temprano; si no, no tiene sentido.

Oriol Mitjà es un médico especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona y fue premio Princesa de Girona de Investigación Científica en 2013. Su opinión es personal y no tiene por qué coincidir con la de su institución.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS