Andalucía amplía el horario comercial, pero mantiene el cierre perimetral entre las provincias

La Junta relaja levemente las restricciones para evitar una cuarta ola antes de Semana Santa

Un camarero atiende una mesa en un bar de Sevilla.
Un camarero atiende una mesa en un bar de Sevilla.PACO PUENTES (EL PAÍS)

A partir del próximo viernes, en Andalucía las reuniones en el exterior de la hostelería se ampliarán de cuatro a seis comensales y los comercios y bares y restaurantes podrán ampliar el horario de cierre hasta las 21.30, en aquellos municipios cuyo nivel de alerta sanitaria sea igual o menor a dos, donde las clases en la Universidad volverán a ser presenciales. La Junta, sin embargo, ha decidido mantener el cierre perimetral entre las ocho provincias andaluzas. El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, y otros consejeros de su Gobierno ya habían advertido de la importancia de no relajar en exceso las restricciones para evitar una cuarta ola antes de la Semana Santa.

“Mantengamos la prudencia para recuperar la normalidad”, ha señalado Moreno en un tuit en el que ha adelantado las medidas adoptadas tras la reunión del comité de expertos en la tarde de este miércoles. La incidencia de la cepa británica, causante del 60% de los positivos de la comunidad, una presión hospitalaria en UCI por encima del 20% y que solo haya un 2,7% del total de la población inmunizada -8,5 millones de habitantes-, ha determinado, de acuerdo con el comunicado facilitado desde la Junta, un relajamiento de las medidas tan leve.

De acuerdo con el mapa de la web mapacovid.com donde se pueden consultar los niveles de alerta en los que se encuentra cada municipio, la mayor parte de los distritos sanitarios se encuentran en nivel 3, aunque se prevé que todos ellos pasen a nivel dos cuando entren en vigor las nuevas medidas, el próximo 5 de marzo. La comunidad ha establecido distintos niveles y grados de alerta que determinan qué actividades quedan prohibidas y el aforo permitido en locales comerciales o de hostelerías, celebraciones religiosas o actividades al aire libre, entre otras.

La Junta mantiene el toque de queda de 22 a 6, el cierre perimetral de los municipios con una incidencia superior a los 500 casos por cada 1000.000 habitantes y el cierre de la actividad no esencial en aquellos que rebasen el umbral de los 1.000, una situación en la que se encuentran ocho localidades. En el caso de municipios de menos de 1.500 habitantes las medidas no se revisarán en función de la incidencia, sino tras una evaluación específica del comité de expertos. En el caso de las reuniones en el interior de los locales de hostelería, se mantiene el límite de cuatro personas por mesa.

Las nuevas medidas se han adoptado el mismo día en el que la comunidad registra la menor tasa de contagios por 100.000 habitantes de lo que va de 2021, 143. El 8 de enero, en plena resaca de operación salvar la Navidad, la Junta endureció las restricciones volviendo al toque de queda a las 22.00 horas y adelantando el cierre de la hostelería a las 18 y el de los comercios a las 20. Una semana después y con una expansión brutal del virus, que la administración andaluza denominó “crecimiento explosivo”, se decidió unificar en la seis de la tarde el horario de cierre comercial, se restringió a cuatro el número de comensales por mesa y se estableció las restricciones de movilidad en todos aquellos municipios con una tasa superior a los 500 casos por 100.000 habitantes -una situación en la que llegaron a estar todas las capitales de provincia y las localidades de más de 100.000 habitantes- y cerrar toda actividad no esencial en aquellos que rebasaran el umbral de los 1000 -circunstancia que soportaron las ciudades de Málaga y Almería o Jerez de la Frontera, el municipio más poblado de Cádiz-.

Andalucía ha ido doblegando la tercera ola cuyo pico más lúgubre se alcanzó a comienzos del mes de febrero. El 1 la comunidad alcanzaba su mayor tasa de incidencias, con 952,2 casos por cada 100.000 habitantes. Un día después notificaba el mayor número de ingresos por coronavirus de toda la pandemia, con 4.980 pacientes, y batía el el récord de hospitalizados en UCI el 7 de febrero, con 735. El 12 de febrero se marcó en el calendario como el día con más fallecidos desde que estallara la crisis sanitaria: 127.

Malestar entre los hosteleros

Contener la curva se ha convertido en la principal prioridad del Gobierno de PP y Ciudadanos que ha dejado para la Semana Santa el alivio de las restricciones a la movilidad entre provincias. “Para nosotros es preferible la apertura dentro de la comunidad que una ampliación de horarios, porque con la movilidad de las personas se benefician otros sectores como las agencias de viajes o los hoteles”, ha señalado a este diario Gregorio García, presidente de la Asociación de Hosteleros de Granada, un gremio que ya sufrió un cierre total del sector a mediados de noviembre en plena segunda ola.

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha avanzado esta mañana que “ojalá el viernes de Dolores [26 de marzo] estemos en una situación que al menos nos permita abrir el cierre perimetral de las provincias”, adelantando que su Gobierno no preveía permitir la movilidad hasta la Semana Santa. “En esta situación de incertidumbre total es imposible planificar abrir nada y menos con un margen de tiempo tan limitado y sin seguridad sobre las decisiones”, abunda Manuel Cormax, presidente de la Asociación de Hoteleros de Sevilla, un sector que genera el 80% de sus ingresos en primavera y que en 2021 cumplirá dos años en blanco. En 2020, esta provincia encabezó el listado de territorios andaluces con un porcentaje mayor de pérdidas respecto a los ingresos estimados (-65,86%, casi 1 puntos por encima de la media andaluza, según los datos publicados por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía.

El sector servicios es que el más ha acusado los efectos de la tercera ola en el mercado laboral. El 42,8% de los 14.418 nuevos parados andaluces pertenecen a este ámbito. El presidente de la Federación de Hosteleros de Andalucía, Javier Frutos, reclamaba este martes una ampliación del toque de queda hasta las 23.00 y más ayudas directas al sector, afeando a la Junta ser el Gobierno autónomo “que menos ayudas ha liberado”. El Ejecutivo regional ha aprobado varios planes de ayudas directas para autónomos a diversos sectores por un montante de 1000 euros, una cantidad que para muchos es insuficiente para hacer frente a los gastos atrasados.

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS