El Reino Unido retrasa las vacunas para los menores de 50 años

El Gobierno de Johnson se enfrenta a una reducción de los suministros de AstraZeneca. Los planes se aplazan un mes para asegurar las segundas dosis

Acceso a un punto de vacunación en la Abadía de Westminster (Londres) el 1 de marzo.
Acceso a un punto de vacunación en la Abadía de Westminster (Londres) el 1 de marzo.BEN STANSALL (AFP)

El Reino Unido también se verá afectado por la reducción de suministros de vacunas y desacelerará su campaña de vacunación a partir del 29 de marzo. En el día en que se anunciaba que 25 millones de ciudadanos han recibido ya la primera dosis (un 40% de la población), la dirección del Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) ordenaba a través de una carta a los distintos centros que dejaran de cerrar citas para los menores de 50 años, a partir del 29 de marzo, y se concentraran en suministrar la segunda dosis.

El Gobierno de Johnson basó su estrategia de vacunación en alcanzar al mayor número de personas con la primera dosis, y para ello amplió hasta 12 semanas el intervalo entre una y otra inyección. En el caso de la vacuna de Pfizer, el fabricante sugería que no pasaran más de 21 días entre ambas dosis. El número de vacunados de modo completo —con dos tomas—apenas alcanza 1,8 millones. “El Grupo de Trabajo de Vacunas del Gobierno nos ha notificado que habrá una reducción notable de los suministros semanales entregados por los fabricantes a partir de la semana del 29 de marzo. Los volúmenes destinados a la primera dosis se verán seriamente restringidos. Su previsión es que el problema se prolongue durante cuatro semanas, por el descenso de fabricación para consumo nacional”, advierte el texto.

Más información
La UE amenaza con prohibir la exportación de vacunas al Reino Unido para garantizarse el suministro

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, ha intentado restar importancia a la noticia, y ha achacado el contenido de la carta a los vaivenes habituales del plan de vacunación. “El suministro ha sido siempre irregular, pero nos mantenemos dentro del objetivo de ofrecer la vacuna a todos los mayores de cincuenta años, para que puedan recibir una primera dosis antes del 15 de abril”, ha dicho. Ignoraba el ministro que el Gobierno también anticipó que lograría para finales de julio que toda la población adulta del Reino Unido hubiera recibido al menos una inyección. El retraso anunciado implica un retraso en las previsiones y el mensaje, para los menores de 50 años, de que aún deberán esperar al menos un mes más.

El anuncio coincide con un agravamiento de la tensión entre la Comisión Europea y Downing Street. Bruselas considera que hay un notable desequilibrio entre las vacunas que recibe el Reino Unido desde las fábricas del continente y las que exporta —prácticamente cero— a otros países de Europa. La presidenta de la Comisión, Ursula Von Der Leyen, ha amenazado con bloquear las exportaciones a territorio británico. El Gobierno de Johnson le ha exigido que cumpla con su compromiso de permitir a las empresas el cumplimiento de las obligaciones contractuales. El Reino Unido solo recibe vacunas de la planta de Pfizer en Bélgica. AstraZeneca dispone de varias fábricas en territorio británico. El Gobierno de Johnson se anticipó a la UE en varios meses y cerró un compromiso de 100 millones de dosis con el gigante anglo-sueco.

Aunque el Gobierno de Johnson ha negado que haya prohibido las exportaciones en ningún momento, lo cierto es que aseguró con AstraZeneca que los suministros al resto de Europa solo se pondrían en marcha una vez completado el plan de vacunación en la isla. Como otros fabricantes, AstraZeneca comprobó, llegado el momento, que el proceso biológico de fabricación de las vacunas no producía el rendimiento previsto y tuvo que reducir el número de dosis prometidas a sus clientes. El Reino Unido también se verá afectado por esta reducción.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS