Sanidad da por superado el efecto de la Semana Santa al suavizarse el crecimiento de la cuarta ola

El ministerio comunica 21.000 nuevos casos y 121 fallecimientos desde el pasado viernes

Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, durante la rueda de prensa en el Ministerio de Sanidad, en Madrid. En vídeo, Simón afirma este lunes que no se ha producido una subida excesiva de casos como consecuencia de la Semana Santa.ISABEL INFANTES / EUROPA PRESS / EPV

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Buenas noticias en la evolución de la pandemia. El crecimiento de la cuarta ola, que hacía temer que España llegara a la delicada situación que viven países vecinos como Francia, ha empezado a suavizarse. Y, más importante aún, lo hace dos semanas después de Semana Santa, cuando por las vacaciones se produjo un aumento de la movilidad que los responsables sanitarios temían que contribuyera a un importante aumento de los casos.

“Tenemos que estar satisfechos. Esta cuarta ola no parece que vaya a ser de una envergadura muy grande o acercarse a lo que vimos en la segunda o la tercera”, ha afirmado esta tarde el director de emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. Con las precauciones habituales, y recordando la necesidad de mantener las medidas de precaución, Simón no ha ocultado su optimismo: “La situación es buena. Hemos sido capaces de responder y podemos estar satisfechos, pero no podemos bajar la guardia todavía”.

Más información

El Gobierno ha informado este lunes de 21.071 nuevos casos y 121 fallecimientos desde el pasado viernes, una cifra que es ligeramente menor a la comunicada en los lunes de las dos semanas anteriores.

Simón, que ha alertado de que es previsible aún que sigan aumentando unos días más las hospitalizaciones e ingresos en la UCI —suelen tardar una y dos semanas más, respectivamente, en reflejar los cambios de tendencia—, ha atribuido la mejora de la situación epidemiológica a tres factores: “El trabajo que hace toda la población siguiendo las medidas de precaución”, “el esfuerzo de las instituciones para aplicar las restricciones” y “la vacunación, que progresivamente va aumentando la población inmune”.

“Tenemos ahora mismo a un 20% de la población total con al menos una dosis y un 7,2% con las dos dosis”, ha informado el director de emergencias, que al sumar estos porcentajes a la gente que también ha pasado la infección considera que ya hay una porción relevante de la población española que frena la circulación del virus. Cuando solo faltan dos semanas para que acabe el estado de alarma, Simón ha afirmado que si se mantiene “la situación actual” y el ritmo de vacunación, esta medida excepcional “ya no hace falta”.

Los datos ofrecidos este lunes por Sanidad recogen sin embargo un aumento de la incidencia a 14 días por cada 100.000 habitantes, que sube desde los 213 a los 231 casos. Este incremento, al menos en parte, se debe a una cuestión estadística, ya que al quedar atrás los días de Semana Santa —en los que se hacen muchas menos pruebas—, estos festivos son sustituidos por otros laborables con muchos más diagnósticos.

Los datos sí permiten ver en todo caso las tendencias. Estas no son buenas en dos de las comunidades con peores datos: Madrid, con 407 casos por 100.000 habitantes a dos semanas (71 más que el pasado lunes) y País Vasco, con 400 (80 más que el lunes 12 de abril). Están en situación considerada crítica por Sanidad, igual que Navarra, con 429 casos, que presenta aún peores registros, pero cuya tendencia ya se ha estabilizado y apenas sube en los últimos siete días. En el otro extremo, las incidencias más bajas se producen en la zona este del país: Murcia (68 casos), Baleares (61) y la Comunidad Valenciana (39).

La presión asistencial, como ha avisado Simón, aún no ha empezado a reducirse y la ocupación de las UCI solo desciende ligeramente en Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia. Por el contrario, sigue en situación muy delicada la Comunidad de Madrid, con el 41% de las plazas de críticos ocupadas por enfermos de covid. Solo La Rioja, con un 42% y unos recursos muchísimos menores, presenta una ocupación mayor.

Simón ha admitido que “se está detectando un incremento en los ingresos en las UCI” y también “de la duración de las estancias”. Tras recordar que no se trata “de casos que hayan aparecido esta última semana, sino en semanas previas”, y que son pacientes con “una edad media más baja”, Simón ha atribuido este hecho a una mezcla de factores. Uno de ellos sería la dominante variante británica, que causa más hospitalizaciones. Otro, el hecho de que se haya reducido la mortalidad, lo que hace que “las estancias de las personas que tienen menor probabilidad de fallecer se extiendan más” y por tanto haya aumentado la duración de la estancia media.

Pese al optimismo dominante en su comparecencia, el director de emergencias de Sanidad no ha querido concluir sin recordar que “las medidas de protección son importantes hasta que no tengamos coberturas muy altas de población vacunada, del 65% al 70%”.

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción