Conseguir sus alas para volar muy alto

Desde que era solo un niño, supo que el trabajo de sus sueños sería pilotear aviones. Ahora, con la ayuda de la Beca Bright Futures, Kaivon Moran, un joven de la Florida, tendrá la oportunidad de emprender el vuelo y llegar muy alto

Para la mayoría de los estudiantes, encontrar su camino profesional suele llevar tiempo. Discernir lo que uno quiere hacer para ganarse la vida entre todas las posibles opciones puede ser complicado, y es una decisión que requiere mucha reflexión y un análisis detallado sobre tus propias habilidades y sueños. No para Kaivon Moran, cuyos sueños y metas se establecieron desde que se subió a un avión por primera vez cuando era pequeño. “Cuando tenía tal vez cuatro o cinco años, estaba en mi primer viaje en avión con mi familia, conocí al capitán del avión y me dio un recorrido por la cabina”, dice el originario de Bradenton, Florida. “Pude mirar a mi alrededor, ver todos los botones. Se quitó el broche de las alas que llevaba en su uniforme y me lo dio. Me lo puso en la camisa y me dejó usar su sombrero, y eso quedó grabado en mi memoria hasta el día de hoy. Siempre pensé, ‘los aviones son geniales, así que quiero volar uno’”.

Para la mayoría de nosotros, los sueños de la infancia de trabajos ideales, lamentablemente, a menudo se desvanecen con la edad. Al crecer, muy pocos siguen las carreras que atrapan la imaginación cuando eran niños. Por lo tanto, el hecho de que Kaivon estuviera tan seguro de los objetivos de su carrera desde una edad tan temprana fue un gran primer paso. “Hace dos años, cuando era estudiante de segundo año en la escuela preparatoria, mi abuelo me dijo que si realmente me tomaba en serio el convertirme en piloto y convertirlo en mi carrera, entonces él me ayudaría a llevarlo a cabo. Así que comenzó a pagar por mi licencia de piloto privado en la cual estoy trabajando ahora mismo. Dijo que él me llevaría a una posición en la que podría ganármelo, y al tenerla antes de llegar a Embry-Riddle, realmente me saltaría un grado porque el primer paso es obtener una licencia de piloto privado y luego pasar a la próxima licencia”.

Pero, incluso cuando dio su primer salto hacia una licencia de piloto privado, el camino hacia una carrera de piloto todavía estaba por las nubes. “Definitivamente necesitas una educación universitaria para obtener tu licencia comercial, porque aunque es posible obtenerla sin una, aquellos que tienen la educación universitaria, en comparación con los que no la tienen, tienen más posibilidades de ser contratados por las aerolíneas más grandes o simplemente aerolíneas en general”. La Universidad Aeronáutica Embry-Riddle es una de las mejores instituciones del país, pero el precio es alto. Así que, cuando llegó el momento de inscribirse en la universidad, resultó que Kaivon solo necesitaba un pequeño empujón para llevarlo al límite. “Me enteré de la Beca Bright Futures cuando estaba en décimo grado. Lo que aprendí al respecto fue que necesitaba terminar mi Diploma AICE, mantener mis calificaciones altas y tener horas de servicio comunitario voluntario. Obtener una Beca Bright Futures de segundo nivel me permitió obtener el 75% de la matrícula, y eso realmente ayudaría con los gastos de Embry-Riddle porque es una escuela privada y es costosa”.

“Definitivamente sería más difícil encontrar a aquellos dispuestos a apoyarme y abogar por mí ya que apenas voy en el último año de preparatoria. Soy una persona local. Realmente no conozco a las grandes corporaciones ni a nadie con quien hablar para tratar de financiar mi educación, pero Bright Futures ha sido mi forma de mostrarme, así que eso realmente me ayuda”. La Lotería de la Florida ayuda a miles de estudiantes como Kaivon cada año con becas Bright Futures.

Kaivon también quiere representar a su comunidad. Su crianza no fue fácil, por lo que aprovecha todas las oportunidades posibles para mejorar sus condiciones y las de quienes lo rodean. Tiene grandes metas para sí mismo, pero quiere comenzar demostrando que trabajar duro es la mejor manera de demostrar su valor. Pero, para hacerlo, las oportunidades deben estar ahí. Cuando Kaivon se gradúe y obtenga su licencia de piloto comercial, será uno de los pocos estadounidenses de raza negra en ese campo, algo que quiere ayudar a cambiar. “Siento que el número es tan pequeño debido a las oportunidades que se nos dan y no se nos dan. Hay muchas cosas que la gente podría estar haciendo, pero eligen no hacerlo porque no saben o porque tienen miedo. Los afroamericanos realmente no tienen mucha exposición al mundo de los negocios, y eso juega un papel importante para poder avanzar de esta manera. Mi gran sueño es aprender lo suficiente sobre la fuerza laboral de la aviación para poder crear mi propia aerolínea y saber cómo funcionan y poder ejecutarla y decir: ‘Yo soy el dueño’”.

Kaivon sabe que si mantiene el rumbo, puede ser un gran ejemplo para su familia. “Solo espero que mis hermanos me miren y digan: ‘Mira lo que hizo, mira cómo le está funcionando, debería yo hacer algo así’. Solo necesitan mantenerse concentrados, concentrarse en una sola tarea y apegarse a ella. Una cosa es empezar con algo y decir que quieres hacerlo, pero una vez que empiezas a hacerlo y luego te detienes, pierde el sentido. Tienes que terminarlo”.

Esas son grandes expectativas para alguien que está a punto de comenzar su carrera, pero Kaivon encuentra formas de permanecer imperturbable y concentrarse en la tarea que tiene entre manos. “Te diré esto: cuando estás allá arriba, en un avión solo, y estás a unos 3,000 pies en el cielo, por encima de las nubes y solo mirando la tierra, es hermoso; es realmente pacífico. Creo que eso definitivamente ayuda a reducir el estrés”.

Normas

Archivado En