El padre de las niñas desaparecidas en Tenerife hizo un traspaso de 55.000 euros entre dos cuentas suyas

La sangre hallada en la barca no es de las menores sino del progenitor

Segundo registro de la Guardia Civil en el domicilio de Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, las dos niñas desaparecidas en Tenerife.
Segundo registro de la Guardia Civil en el domicilio de Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, las dos niñas desaparecidas en Tenerife.Ramón de la Rocha (EFE)
Guillermo Vega
Santa Cruz de Tenerife -

Una semana sin Anna y Olivia, las dos niñas de uno y seis años desaparecidas en la isla canaria de Tenerife junto a su padre, Tomás Gimeno, de 37 años, quien el pasado martes, 27 de abril, no las devolvió a su expareja tras pasar varias horas con ellas. Este lunes se ha conocido que Gimeno hizo un día antes de su desaparición un traspaso entre dos cuentas bancarias suyas por valor de 55.000 euros, pero no llegó a extraer dinero en efectivo, según fuentes de la investigación. Además, el análisis de los restos de sangre encontrados el miércoles en la embarcación de Gimeno —hallada a la deriva horas después de la desaparición del padre y las hijas— concluye que la sangre no es de las menores sino del padre, según ha comunicado este lunes la Cadena Ser.

In English

Una veintena de miembros de la Guardia Civil y la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado inspeccionaron este lunes por segunda vez la finca de Gimeno en la localidad de Igueste de Candelaria (municipio de Candelaria, en el este de la isla). Durante la inspección, de unas cuatro horas, estuvo presente un familiar de Gimeno, quien abandonó la residencia poco antes de que concluyese.

El dispositivo de búsqueda ha ampliado este lunes su área de acción hacia el oeste de la isla, si bien se concentran los esfuerzos en el fondo marino de la costa este. En la búsqueda participan el servicio aéreo y marítimo de la Guardia Civil, así como el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y la Unidad Orgánica de la Policía Judicial, que está al frente de la investigación, apoyada por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) llegados de Madrid. Además apoyan la búsqueda otros organismos como Salvamento Marítimo y el 112 de Canarias con un helicóptero, según señala la Guardia Civil.

A la izquierda, Olivia, de seis años; a la derecha, Anna, de uno.
A la izquierda, Olivia, de seis años; a la derecha, Anna, de uno.

Los investigadores tratan de mantener la esperanza pese al transcurso de los días. Una de las hipótesis pasa por un secuestro y que una o varias personas ayudaran a Gimeno a llevar adelante un plan preconcebido, apuntan fuentes consultadas por Efe.

Otro de los rastros que siguen los investigadores es el de la mencionada transferencia de 55.000 euros entre dos cuentas de Gimeno, efectuada el día antes de su desaparición. Fuentes de la investigación consultadas han asegurado que el padre de las niñas no ha retirado efectivo en cajeros automáticos desde que desapareció el pasado martes.

Tomás Antonio Giméno, padre de las niñas desaparecidas.
Tomás Antonio Giméno, padre de las niñas desaparecidas.SOSDESAPARECIDOS (Europa Press)

Reconstrucción de los hechos

Anna y Olivia Gimeno se encuentran desaparecidas desde la noche del 27 de abril. En la tarde de aquel martes, Gimeno recogió a su hija menor en el domicilio de Beatriz Zimmerman, la madre de las niñas, y se dirigió posteriormente al Campamento Die Villa, cerca del Colegio Alemán (municipio de El Rosario), donde estudia la hija mayor, según consta en el atestado de la Guardia Civil. Entre la expareja no existe convenio regulador ni sentencia judicial para las visitas de las menores, por lo que se venían efectuando de mutuo acuerdo.

Según la denuncia, a las 21.00 la madre acudió a la casa de Gimeno para recoger a las niñas, pero nadie respondió. Al llamarle por teléfono, el hombre dijo que había salido a cenar con ellas y que al acabar las llevaría al domicilio de la mujer, en la localidad de Radazul (también en El Rosario).

Poco antes de las 22.00, al seguir sin noticias de su exmarido, Beatriz Zimmerman volvió a telefonearle. Esta vez, el contenido de la conversación fue bien distinto: según el testimonio de ella, este le contestó que no iba a volver a ver más a sus hijas ni a él, y que no se preocupara, que él se iba a encargar bien de las niñas.

La madre se trasladó entonces al puesto de la Guardia Civil en Radazul para denunciar los hechos. En el cuartel, a las 22.30, volvió a llamar a Gimeno, quien le respondió en los mismos términos. A las 23.45, el teléfono del padre de las niñas dio señal de apagado o fuera de cobertura.

La que fue su pareja volvió a hablar con él a la 1.30. Según consta en el atestado, durante esta llamada mantienen una “conversación larga en la que hablan de cosas de su relación”, y en la que Gimeno le comunica que “se va a ir lejos y que no va a volver a ver a las niñas”.

Al día siguiente, Beatriz Zimmerman volvió a la comisaría. Entonces comunicó a los agentes que los padres de Tomás Gimeno le habían dicho que su hijo y las niñas estuvieron en su domicilio cerca de las 19.30 y que, al marcharse, empleó un tono “que los padres interpretan como de despedida”. Gimeno, según lo relatado por la madre de las niñas, se expresaría de forma similar tras comunicarse con los amigos y el círculo cercano de su expareja.

La patrullera Río Duero realiza labores de búsqueda de las niñas Anna y Olivia en la costa este de Tenerife.
La patrullera Río Duero realiza labores de búsqueda de las niñas Anna y Olivia en la costa este de Tenerife. Europa Press (Europa Press)

Los movimientos de Tomás Gimeno

¿Cuáles fueron los movimientos de Tomás Gimeno durante la tarde del martes? El capitán de Marina de Tenerife, Enrique Alonso, ha asegurado este lunes a Mediaset que fue visto a las 17.50 en las instalaciones portuarias, adonde había acudido para “comprobar el motor”. A las 21.30, Tomás Gimeno volvió a entrar con su Audi A3 blanco en el puerto deportivo, lo aparcó frente a su pantalán y descargó una serie de bolsos y maletas. Fue visto por el vigilante que hacía el turno de noche, quien asegura que no iba acompañado de las niñas. Tampoco las cámaras de seguridad dejan constancia de su presencia

Sobre las 21.50 horas zarpó del puerto deportivo y regresó sobre las 23.30. En ese momento entró en contacto con Antonio, el vigilante nocturno de las instalaciones, a quien pidió cargar su teléfono en su garita durante unos 15 minutos. A las 00.30 horas zarpó por segunda y última vez.

A la mañana siguiente, el juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Güímar abrió diligencias por presunto secuestro parental. La desaparición de Anna y Olivia fue declarada de alto riesgo y la investigación, secreta. Un amplio dispositivo comenzó la búsqueda por tierra, mar y aire.

El jueves apareció en el mar una silla de retención de menores en vehículos, y la Guardia Civil confirmó finalmente que pertenecía a Anna, la menor de las niñas. Trascendió, además, la noticia de que el barco había perdido el ancla. La búsqueda se amplió al sureste de Tenerife.

Sobre la firma

Guillermo Vega

Jefe de sección de Tecnología y corresponsal en Canarias. Escribe sobre el impacto de la tecnología y sobre lo que pasa en las islas. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción