Euskadi pone fin al toque de queda desde el domingo y permite a la hostelería abrir hasta las 22.00

El decreto del lehendakari suspende el cierre perimetral y la limitación de grupos de más de cuatro personas tras la desautorización de los jueces

Grupos de personas pasan la tarde este viernes en una terraza del Paseo de la Concha, en San Sebastián.
Grupos de personas pasan la tarde este viernes en una terraza del Paseo de la Concha, en San Sebastián.Javier Hernández

El toque de queda entre las 22.00 y las 6.00 y el cierre perimetral del País Vasco desparecerán a partir de la medianoche del domingo. Los encuentros de más de cuatro personas en espacios públicos estarán permitidos en esta comunidad autónoma, salvo en la hostelería y el deporte. Los jueces del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) no han autorizado estas medidas restrictivas que quería decretar el Gobierno vasco tras el fin del estado de alarma este 9 de mayo. El lehendakari Urkullu ha decidido modificar su plan contra la pandemia para adecuarlo a la resolución de la justicia. Las principales medidas que entrarán en vigor a las 0.00 del próximo domingo se refieren a los horarios de los bares y restaurantes, que podrán permanecer abiertos hasta las 22.00, dos horas más que en la actualidad. Urkullu ha hecho un llamamiento a la población vasca a “autolimitarse” en la movilidad nocturna y recomendado que no se agrupen más de cuatro personas en la calle.

Una vez descartado el toque de queda y el cierre permitral de la comunidad autónoma y de los municipios con una alta incidencia de contagios, las nuevas restricciones afectan principalmente a la actividad hostelera y comercial. Los horarios de estos establecimientos, así como de los actos culturales, se retrasa hasta las 22.00. En los bares y restaurantes solo se permitirá un aforo del 50% en el interior, sin que se pueda consumir en la barra o de pie. En las terrazas no se permitirán encuentros de más de cuatro personas. Seguirán cerradas las sociedades gastronómicas, lonjas, establecimientos de ocio nocturno y los locales de juego podrán abrir hasta las 22.00 con un aforo del 50%.

En el comercio se fija un aforo máximo del 40% en los establecimientos de menos de 150 metros cuadrados y del 60% en los más amplios. En los lugares de culto no se podrá superar el 35% de la capacidad de los templos. Todas las medidas recogidas en el decreto estarán en vigor durante las próximas tres semanas, hasta el día 28 de mayo.

También queda suspendida en Euskadi la limitación de reunirse más de cuatro personas, salvo en la hostelería y el deporte. El lehendakari ha apelado a la “responsabilidad colectiva e individual” de la ciudadanía “para proteger la salud y la vida”, por lo que ha pedido que se eviten las aglomeraciones de personas porque “las próximas tres semanas serán cruciales” en Euskadi, que ahora presenta la incidencia de positivos más alta de España, con 463 casos por 100.000 habitantes en 14 días. Aunque la curva de la epidemia ha comenzado a doblarse, con seis días seguidos de descenso de la incidencia, en las UCI aún hay 173 enfermos críticos ingresados.

Urkullu ha expresado su extrañeza por los pronunciamientos que los tribunales de justicia han ofrecido en las comunidades autónomas. En Baleares y la Comunidad Valencia, por ejemplo, los tribunales han permitido establecer las medidas que quería poner en marcha el Ejecutivo vasco: “Es difícil de entender y de explicar que ante medidas iguales los pronunciamientos judiciales han sido diametralmente opuestos”, ha indicado. El lehendakari ha insistido más tarde en que no va a valorar el auto del TSJPV que ha denegado su autorización al decreto que había elaborado el Gobierno vasco (recogía el toque de queda y cierres perimetrales en la comunidad y municipios) porque no quiere “judicializar este proceso”, sino “ofrecer garantías a la sociedad vasca”.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS