Jesús de Polanco, la voz de un ciudadano

El periodista Juan Cruz retrata en un libro al fundador de EL PAÍS y el Grupo PRISA a partir de una serie de conversaciones que mantuvo con el editor y empresario

Montserrat Domínguez, Juan Cruz, Mercedes Cabrera y Augusto Delkader, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en la presentación del libro 'Ciudadano Polanco'.
Montserrat Domínguez, Juan Cruz, Mercedes Cabrera y Augusto Delkader, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en la presentación del libro 'Ciudadano Polanco'.Samuel Sánchez

Fue un empresario que construyó el conglomerado de medios más importante de habla hispana. Revolucionó el sector editorial y de los medios. La figura de Jesús de Polanco (Madrid, 1929-2007), fundador de EL PAÍS y del Grupo PRISA, fue fundamental en la Transición española, pero su voz, incluso cuando el poder político llegó hasta límites insólitos para apagarla, apenas se escuchó. Polanco no dio más entrevistas que las justas. Pero una de las muchas veces que tuvo que acudir al juzgado por pleitos contra su empresa Sogecable, el juez le mostró un abultado dosier que recogía todo lo que se había dicho en su contra, en artículos y libros. Polanco comprendió entonces que en algún momento tendría que contar su historia.

Más información
Salida de talleres del primer número del diario EL PAÍS.
Jesús Polanco, vida de un editor astuto
Editor hasta el último suspiro

Por eso un día de enero de 2003, su entonces esposa, María Luz Barreiros, compró un magnetófono y se lo entregó al periodista y escritor Juan Cruz. Había convencido a su marido de que era el momento para contar su vida y le había elegido a él para transmitir su voz. Esa voz que, explica Cruz, “sobre todo tras su muerte corrió el riesgo de quedar en el silencio, porque Polanco representó en su época, tan reciente, una manera de entender el periodismo que contrasta con el que ahora hace del rumor el terreno que era el habitual de las noticias”.

Polanco recibió a Cruz en su casa, el primero de muchos lunes, con una frase que quería que fuera el título del libro que habría de nacer de esas conversaciones: “Los hechos de una vida”. No quería responder a los críticos. Solo quería contar los hechos de su vida. Así lo recuerda Juan Cruz en el libro que nació de esas conversaciones, y que casi 20 años después ve la luz, bajo el título Ciudadano Polanco, los hechos de una vida (editorial Debate).

Como recordó su biógrafa Mercedes Cabrera ―autora de Jesús de Polanco (1929-2007). Capitán de empresas―este jueves por la noche, en la presentación del libro en el madrileño Círculo de Bellas Artes, Polanco “siempre mostró su incomprensión por la distancia entre la imagen que se tenía de él y lo que él pensaba de sí mismo”. Aquel “Jesús del Gran Poder”, como le llamaban quienes contemplaban cómo levantaba un imperio de las letras, “quería el bien para sus empresas, pero sobre todo para su país”.

El ciudadano Polanco, revela Cruz, leía su periódico por la mañana. Como cualquier otro ciudadano. “Nunca se entrometió en lo nuclear del funcionamiento de un periódico”, recordó Cruz que le aseguraron los cuatro directores que tuvo EL PAÍS durante su vida (Juan Luis Cebrián, Joaquín Estefanía, Jesús Ceberio y Javier Moreno). “Por eso llamo a Polanco ciudadano. Porque tenía intereses en un periódico, pero no quería que esos intereses estuvieran por encima de los de la ciudadanía”.

Polanco comprendió que “los medios tienen que someterse a unas normas que son las que propician que haya medios independientes”, explicó Augusto Delkáder, uno de los fundadores de este diario, quien recordó cómo en una junta de accionistas de junio de 1980 el empresario ganó la batalla para que se aprobara el Estatuto de Redacción de EL PAÍS, instrumento de garantía de la independencia de los periodistas, piedra angular del periodismo que defendió Polanco. Delkáder apuntó que esa idea de la independencia periodística, novedosa en aquella coyuntura de democracia recién estrenada, la importó Polanco de su trabajo previo en la editorial Santillana. “Con ese bagaje de respeto a la propiedad intelectual, a quienes hacen los libros, venía Jesús de Polanco al periódico”, dijo. Y Cruz añadió: “Era por respeto a las ideas y a las personas. El respeto de un lector a quienes le están diciendo lo que es la realidad”.

Mercedes Cabrera fue un poco más allá, y buscó en la propia intimidad de Polanco su respeto al periodismo independiente: “A él le hubiera gustado ser periodista. Pero en un momento lo intenta y se da cuenta de que no vale. De ahí viene su respeto absoluto por la profesión”.

Incluso en la persecución que sufrió por parte del Gobierno del PP, y de un juez (Javier Gómez de Liaño) que terminó siendo expulsado de la carrera por prevaricación en el caso Sogecable, Polanco mostró, según Cruz, respeto hacia todos. “Respetaba a la gente porque respetaba a este país”, defendió el autor. “Polanco quería mucho a mucha gente, incluso a gente que no le quiso”

Los hechos de una vida, la de Jesús de Polanco, son los de la apasionante segunda mitad del siglo XX en España, de la que fue un actor discreto pero fundamental. Pero su proyecto se extendió por todo el mundo de habla hispana. “A cualquier país que fueras, ahí estaba Santillana”, afirma Delkáder. Y Cruz apostilló: “Polanco fue un genuino latinoamericano, de todos los países. Incluido Brasil, que fue su última iniciativa, secundada con su hija Isabel de Polanco, que fue consejera delegada de Santillana, murió un año después que él y se perfilaba como la sucesora del grupo que él fundó precisamente para poner en valor la cultura y la educación en los países americanos. Ella es coprotagonista del libro”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS