Carlos Chamorro, la voz libre de Nicaragua

El director de ‘Confidencial’, galardonado con el premio Ortega y Gasset a la trayectoria profesional por su defensa de la libertad de prensa

El periodista Carlos Fernando Chamorro.
El periodista Carlos Fernando Chamorro.Consuelo Bautista (EL PAÍS)
Más información
Consulte todos los ganadores de los premios Ortega y Gasset

Para el periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro (Managua, 65 años), el premio Ortega y Gasset a la trayectoria es un reconocimiento al periodismo independiente “a pesar de la persecución y la hostilidad” que sufre la prensa en su país. “En Nicaragua se vive este galardón como un aliento para todos los profesionales después de años de ataques brutales dirigidos a aplastar las libertades. Es un premio a la resistencia del periodismo y a su compromiso con la verdad y la libertad”, dice el director de la revista Confidencial y presentador del programa de televisión Esta semana.

Ambos medios han tropezado varias veces contra el régimen de Daniel Ortega. A finales de 2018, la policía asaltó las redacciones, robaron material y abundante documentación. Poco después de aquel ataque y de las constantes amenazas, el periodista encontró asilo político en Costa Rica, donde permaneció casi un año. Volvió a Nicaragua en noviembre de 2019 y la pasada semana los dos medios que dirige fueron asaltados nuevamente por la policía, que requisó todos los materiales de trabajo. “Confiscaron la sede de manera ilegal”, relata el periodista, que hace un llamamiento a la prensa internacional para que ponga sus ojos en Nicaragua, se haga eco de “la profunda crisis de derechos humanos” y destape la “grandes mentiras” del Gobierno.

Chamorro, que fue viceministro de Cultura y actualmente pertenece al Consejo Rector de la Fundación Gabo para el periodismo iberoamericano, tiene pocas esperanzas en las elecciones que vivirá Nicaragua en pocos meses. “No hay libertad de reunión, ni de movilización, ni de prensa ni de expresión. Y tampoco hay un proceso electoral transparente”. Pero desde sus medios seguirá clamando por el periodismo de calidad que fiscaliza al poder.

La defensa de la libertad de prensa circula por las venas del periodista nicaragüense. Su padre, director de La Prensa, fue asesinado en los tiempos de la dictadura de Anastasio Somoza. El periodista sostiene que aquel crimen provocó una gran indignación nacional en 1978, que hizo que la gente se lanzara a la calle. “Fue el inicio de un movimiento de unidad nacional”, recuerda. Y evoca las palabras de su padre, Pedro Joaquín Chamorro, que percibía la libertad de prensa como la primera de todas las libertades.

Cuatro décadas después, Nicaragua sufre un nuevo ataque al periodismo independiente pilotado por el régimen de Daniel Ortega. El jurado destaca de Chamorro su “capacidad para sobreponerse y enfrentarse al régimen represivo que gobierna el país centroamericano” y subraya que el suyo es un ejercicio de periodismo con mayúsculas, ejercido ante la adversidad y la violencia.

El periodista nicaragüense dedicó este martes el premio a los redactores de Confidencial y Esta semana, que, a pesar de la confiscación y de los dos asaltos policiales, “nunca han dejado de informar y siguen haciendo periodismo de calidad, sin someterse a la censura o la autocensura”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS