La campaña de sellos antirracistas que se ha vuelto contra Correos

Polémica en las redes sociales por unas estampillas que tienen menos valor cuanto más oscuras son

La campaña de Correos 'Equality stamps' con sellos de diferentes colores y diferente valor.
La campaña de Correos 'Equality stamps' con sellos de diferentes colores y diferente valor.AP

Correos, que suele promocionar causas sociales en sus sellos —de la lucha climática al movimiento LGTB—, se ha aliado con la ONG SOS Racismo y con El Chojin, un rapero referente en activismo racial, para lanzar una campaña de sellos que pretenden luchar por la igualdad. La iniciativa, denominada Equality Stamps (sellos igualitarios), consiste en sellos con diferentes colores de piel en los que el negro vale menos que el blanco. Las buenas intenciones de sus protagonistas no han conseguido parar la polémica: la acción publicitaria, lanzada esta semana, ha despertado críticas en las redes sociales, mientras varios activistas denuncian que traslada un mensaje racista. Hasta SOS Racismo Madrid, rama local de la ONG, critica el mensaje. Correos rechaza hacer comentarios y remite a la nota de prensa que mandó. La intención de la campaña, decía, es “concienciar sobre la desigualdad racial y defender la diversidad, la inclusión y la igualdad de derechos”.

Más información

La acción se lanzó este martes, coincidiendo con el aniversario del asesinato de George Floyd en EE UU, que provocó el movimiento Black Lives Matter (las vidas de los negros importan). El comunicado de Correos explicaba: “Cuanto más oscuro sea el sello, menor valor tendrá, por lo que, a la hora de hacer un envío, será necesario utilizar más sellos negros que blancos. De este modo, cada carta y cada envío se convertirán en un reflejo de la desigualdad creada por el racismo”. Era una acción puntual y los sellos ya no están en el mercado porque no era una serie diseñada para vender al público en general en los estancos, sino a medida para la campaña.

Sin embargo, no ha sido bien recibida en las redes sociales. “Cada vez es más difícil distinguir a los antirracistas de los racistas”, decía un usuario de Twitter. Incluso la revista satírica El Jueves publicó un mensaje en el que bromeaba: “Vox le cuela una campaña publicitaria antirracista a Correos”. La polémica llegó hasta el Washington Post, donde ha estado entre los temas más leídos. Correos destaca que también ha habido usuarios que han respaldado la idea: “A mí la campaña me parece arriesgada pero acertada”, contaba Fernando de Córdoba, que trabaja en estrategia de marca. “Luchar contra el racismo también es ponerlo frente a nuestros ojos”, decía en un amplio hilo de Twitter. Además, han apoyado la campaña varias instituciones, como la Embajada de EE UU en Madrid, la Selección Española de Baloncesto o la Unión Postal Universal, que aglutina a entidades de correo de todo el mundo.

Moha Gerehou, periodista y autor de Qué hace un negro como tú en un sitio como este (Planeta), critica: “Cuando se juntan Correos, SOS Racismo y El Chojin, buscan hacer una campaña antirracista, pero el mensaje que se ha transmitido era racista”. El periodista asegura que hay una “contradicción muy grande y difícil de superar al decir que apuestas por la igualdad de nuestras vidas cuando por otro lado otorgas un valor desigual a los sellos que simbolizan los valores de piel”, y añade: “Tal vez si los sellos hubieran tenido todos el mismo precio y el mensaje hubiera sido que todos tienen el mismo valor se habría entendido mejor”.

Coincide Emilio Holguín, publicista y director creativo en la agencia Lola: “El enfoque de la campaña era ambiguo, si hablas de equality [igualdad] todos los sellos deberían valer lo mismo. Pero han hecho una cosa literal, en la que el sello negro vale menos, y eso ha molestado y no se ha entendido. Hay mucha gente que tiene una lectura literal de las cosas, sobre todo en las redes sociales”. En su opinión, “la mala interpretación ha podido con la buena interpretación”. Holguín destaca que “Correos ha conseguido mejorar mucho la percepción de marca entre el público joven, por eso esta polémica ha tenido tanto alcance, porque la marca está funcionando y esto es una muestra de ello”.

SOS Racismo Madrid también se ha opuesto a la iniciativa. “La campaña nos parece totalmente desafortunada. Las personas que están en SOS Racismo no son personas migrantes racializadas. Y el mensaje que queda es que los sellos negros valen menos”, dice Paula Guerra, activista por la igualdad racial de la filial madrileña de la ONG. “El racismo va más allá del color de la piel. Tiene que ver con otros marcadores raciales, como la nacionalidad, origen étnico, religión, acento...”, añade. Marita Zambrana, presidenta de SOS Racismo Madrid, apunta lo mismo: “Nos desvinculamos de la realización de esa campaña, y otros territorios también han expresado su desacuerdo”. La federación estatal SOS Racismo, que impulsó la campaña, rechaza hacer declaraciones. “Estamos en un periodo de reflexión para ver qué ha fallado”, apunta un portavoz.

¿Qué hacer para afinar más la próxima vez? “Hay puntos que pueden ayudar a que el mensaje sea más adecuado. Lo primero es que las personas migrantes y racializadas tienen que formar parte de los procesos creativos en este tipo de campañas y aportar su visión antirracista”, señala Moha Gerehou. “La campaña cuenta con alguien como El Chojin, que tiene una reconocida trayectoria antirracista, por lo que está claro que no se ha comunicado bien el mensaje”, añade. Este periódico ha intentado contactar con el rapero, sin éxito.

El publicista Emilio Holguín cree que la sangre no llegará al río. “La publicidad va muy rápido. Esto quedará en una cosa anecdótica, en un mes nadie se va a acordar. Con las redes sociales, la gente se lanza a opinar rápidamente, pero al día siguiente se olvida. No va a afectar a la marca, porque tan solo ha sido un mensaje mal formulado. Y quizá pueda ayudar al sector a tener más cuidado con este tipo de temas”.

Sobre la firma

Miguel Ángel Medina

Escribe sobre medio ambiente, movilidad -es un apasionado de la bicicleta-, consumo y urbanismo. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense, ha ganado los premios Pobre el que no cambia su mirada y Semana Española de la Movilidad Sostenible. Ha publicado el libro ‘Madrid, preguntas y respuestas. 75 historias para descubrir la capital’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción