La crisis del coronavirus

Túnez se convierte en el país de África donde la pandemia causa mayores estragos

El Gobierno ha reconocido que la situación es catastrófica, con solo un 5% de la población vacunada y los hospitales desbordados

Soldados qataríes se reúnen en un hospital de campaña donado por Qatar para atender pacientes de Covid-19, el martes 13 de julio en la localidad de Ben Arous, al sur de la capital.
Soldados qataríes se reúnen en un hospital de campaña donado por Qatar para atender pacientes de Covid-19, el martes 13 de julio en la localidad de Ben Arous, al sur de la capital.JIHED ABIDELLAOUI / Reuters

Túnez se ha convertido en el país con mayor mortalidad por covid de África, según los datos recogidos por la universidad Johns Hopkins. El país ha alcanzado los 142,38 fallecimientos por covid por cada 100.000 habitantes. La incidencia acumulada a dos semanas es ya superior a los 800 casos por 100.000 habitantes. La portavoz del ministerio de Sanidad, Nisaf ben Alaya, calificó la semana pasada la situación de “catastrófica”. Los hospitales públicos en este país de 11,6 millones de habitantes se encuentran al 90%.

No han faltado las situaciones dramáticas. En la provincia de Kairuán, a finales de junio, un policía vestido de paisano agonizó en la acera de un hospital mientras reclamaba dosis de oxígeno que nunca llegaron. Aunque en el resto del Magreb, sobre todo en Argelia y Marruecos, la situación también ha empeorado, dista mucho de revestir la gravedad de Túnez.

La embajada de Túnez en Francia ha exhortado a los tunecinos residentes en el extranjero a efectuar donaciones a los centros hospitalarios. ya sea mediante transferencias económicas en forma de equipamientos médicos. Informa de que el país necesita desde respiradores, generadores de oxígeno hasta máscaras y guantes. La tenista tunecina Ons Jabeur, que se convirtió este mes en la primera mujer árabe que llegaba hasta los cuartos de final en Wimbledon, ha subastado la raqueta con la que compitió para recaudar fondos.

Más información

La portavoz de Sanidad en Túnez advierte de que la responsabilidad de la situación es colectiva y ha insistido en varias ocasiones en que se deben respetar las medidas de distancia social. Gran parte de la población tunecina, como sucede en el resto del Magreb, no hace uso de las mascarillas obligatorias. Pero lo que marca la diferencia frente a países como Argelia o Marruecos es que Túnez dispone de menos vacunas que los vecinos. Solo el 5,4% de su población (631.000 personas) se ha beneficiado de la pauta completa, frente al 25% de Marruecos o el 46,29 de España, según la universidad Johns Hopkins. Este organismo no cuenta con datos de Argelia sobre el número de personas que han recibido las dos dosis.

Un observador internacional que solicita el anonimato indica que Túnez se ha destacado en todo momento por la trasparencia de sus datos. Pero añade que el gran problema ahora mismo es la escasez de vacunas. “Están poniendo entre 20.000 y 30.000 diarias. Han metido al Ejército también a vacunar. Y dicen que tendrían capacidad para poner unas 50.000 dosis. Si no las ponen es porque no hay vacunas suficientes”, concluye la citada fuente.

La situación en Túnez ha despertado una ola de solidaridad en otros países. Argelia envió este martes dos aviones con 250.000 dosis de vacunas y material médico. El mismo día aterrizó otro avión con 500.000 dosis procedentes de Emiratos Árabes Unidos. Turquía envió otras 50.000. Francia se comprometió el lunes a entregar 800.000 en los próximos días, aunque al mismo tiempo ha inscrito a Túnez en la lista roja de países de alto riesgo sanitario, donde solo se podrá viajar por motivos excepcionales. Túnez ingresa, por tanto, en la misma lista donde Francia había situado a Brasil, India y Rusia. Esta decisión supone un golpe duro para el turismo, sector que abarca el 8% del PIB.

Mientras tanto, las ayudas médicas prosiguen en dirección a Túnez. Este martes, China se comprometió a entregar 400.000 dosis “tan pronto como sea posible”, según afirmó el embajador chino en Túnez, Zhang Jianguo. Arabia Saudí ha ordenado el envío de un millón de dosis. Qatar donó la semana pasada dos hospitales de campaña y una misión médica. Y Marruecos anunció el martes el envío de dos unidades de cuidados intensivos con 100 camas, 100 respiradores y dos generadores de oxígeno.

En Marruecos ya están vacunadas con pauta completa 9,4 millones de personas, entre sus 36 millones de habitantes. Esta semana ya se ha comenzado a vacunar a personas entre los 35 y los 39 años. Pero la situación viene agravándose desde hace varias semanas, debido a la profusión de las nuevas variantes de covid-19. En mayo apenas se registraban entre 300 y 400 nuevos casos diarios. A mediados de junio rebasaron los 500. Y este martes llegaron a 1.897, una cifra que no se registraba desde diciembre. El Gobierno mantiene el estado de alerta sanitaria al menos hasta el 10 de agosto. Pero no ha anunciado medidas de confinamientos parciales.

En Argelia la situación también ha empeorado. Llegó el lunes 12 de julio a los 878 nuevos casos diarios positivos, algo que no se registraba desde noviembre. Y este miércoles alcanzó los 941. El presidente del Gobierno, Abdelmayid Tebún, se reunió el sábado de urgencia con los miembros del comité científico y decidió descartar por el momento los confinamientos parciales. Aunque insistió en reforzar el uso obligatorio de la mascarilla mediante sanciones, en caso de incumplimiento.

Tanto Marruecos como Argelia se pueden permitir, por ahora, el envío de ayuda a Túnez.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50