La crisis del coronavirus

Urkullu pide por carta a Sánchez que imponga un toque de queda y la mascarilla obligatoria

El aumento de los contagios de covid-19, que superan los 1.000 casos positivos diarios, preocupa al Ejecutivo vasco, que reclama más firmeza para reducirlos

El lehendakari Iñigo Urkullu acude con la mascarilla puesta a una reunión técnica de salud en Vitoria, el pasado abril.
El lehendakari Iñigo Urkullu acude con la mascarilla puesta a una reunión técnica de salud en Vitoria, el pasado abril.L.Rico

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha pedido por carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que vuelva a imponer la obligatoriedad del uso de la mascarilla en los espacios abiertos y al mismo tiempo dote a las comunidades autónomas de los instrumentos necesarios para que estas puedan establecer toques de queda. El mandatario vasco plantea que, ante el aumento incesante de los contagios en todo el territorio nacional, se puedan decretar nuevamente limitaciones en la movilidad y restricciones en el número de personas por reunión. La misiva, enviada este pasado lunes, no ha obtenido aún una respuesta, según ha informado este martes el portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria.

Más información

El crecimiento desbocado de los positivos en el País Vasco ―acumula seis días consecutivos con más de 1.000 nuevos infectados diarios― se inició a finales de junio, precisamente cuando se publicó el real decreto que flexibiliza el uso de la mascarilla. Durante todo este tiempo en que ya no es obligatorio llevarla puesta en la calle cuando hay poca concurrencia de personas, Urkullu y las autoridades sanitarias vascas han recomendado encarecidamente en varias ocasiones usarla para contener el aumento del número de infectados. Sin embargo, el lehendakari asegura en su carta que ha constatado que “en muchos casos” esta protección cada vez se emplea menos.

Urkullu es partidario de volver a imponer la mascarilla. Por ello, ha pedido a Sánchez que modifique el real decreto antes de que sea convalidado este miércoles por el Congreso de los Diputados, de tal forma que “sea posible reafirmar con nitidez que el uso constante en la mascarilla debe ser una obligación” y solo se pueda prescindir de ella en aquellos “espacios naturales donde no haya concurrencia de personas”.

El alza de los contagios en Euskadi vuelve a ser una preocupación de primer orden para el Ejecutivo vasco, reconoce Urkullu en la misiva. La incidencia acumulada a 14 días se ha disparado hasta los 586 casos por 100.000 habitantes y en los hospitales ya vuelven a notar un aumento de la carga asistencial. Este lunes ingresaron 48 personas y en planta hay atendidas 174 personas, tres veces más que hace dos semanas. La presión en las UCI también aumenta y ya son 44 los enfermos críticos atendidos en estas unidades.

En vista de esta situación, el lehendakari plantea a Sánchez la “adopción urgente, esta misma semana, de las medidas necesarias para dotar a las comunidades autónomas de un marco de seguridad jurídica suficiente para aplicar de inmediato medidas que tengan que ver con la limitación de la movilidad nocturna y con el número de personas que puedan agruparse”. Urkullu evita hablar expresamente de estado de alarma, posiblemente tras conocerse el reciente pronunciamiento del Tribunal Constitucional que anuló esta medida de excepción adoptada por el Gobierno en marzo del año pasado cuando irrumpió la emergencia sanitaria.

Urkullu pide un paraguas legal que le permita adoptar medidas extremas cuando la situación epidemiológica comience a agravarse y que estas medidas no queden al albur de “situaciones dispares”, dice, que se están dando en algunas comunidades “como consecuencia de las decisiones judiciales” que están adoptando los diversos tribunales superiores de justicia regionales.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50