Los ginecólogos llaman a acelerar la vacunación de las embarazadas tras la muerte de tres gestantes

Las UCI registran un súbito aumento de ingresos en coincidencia con la elevada circulación del virus entre personas jóvenes

Una enfermera vacuna a una mujer embarazada.
Una enfermera vacuna a una mujer embarazada.Matilde Campodonico (AP)

Especialistas en ginecología y obstetricia de grandes hospitales españoles han hecho un llamamiento a las comunidades para que aceleren la vacunación frente al coronavirus de las mujeres embarazadas tras registrar un súbito incremento de ingresos en la UCI y la muerte de al menos tres gestantes en el último mes. “Estamos viviendo el peor momento de la pandemia para estas pacientes. Están en el centro de una tormenta perfecta”, explica Óscar Martínez Pérez, del Hospital Puerta de Hierro (Madrid) e investigador principal del registro ObsCovid en España.

Más información
Una mujer embarazada, en la habitación de un hospital.
La covid aumenta un 50% el riesgo de complicaciones del embarazo, según un estudio
Vacunación masiva con la vacuna de AstraZeneca en la Farga de Hospitalet, el 22 de abril
La controversia de vacunar a embarazadas: la evidencia es limitada, pero favorable al pinchazo
In English: Death of three pregnant women from Covid-19 sparks urgent calls to immunize this group in Spain

Según datos de los profesionales, en el último mes se han producido tres muertes de mujeres embarazadas en Barcelona, Málaga y Murcia, según “un sistema de registro no exhaustivo” que manejan los especialistas, por lo que la cifra podría ser aún mayor. “Además”, añade Martínez Pérez, “ha habido muertes fetales intrauterinas al menos en Madrid y Mallorca, y numerosas cesáreas urgentes por empeoramiento del estado de las gestantes. Estamos salvando a muchas mujeres porque tenemos un sistema sanitario muy capaz, pero en algunos casos estamos rozando el larguero y habrá que ver las secuelas de los largos ingresos en la UCI”.

“Estamos en un momento muy delicado”, se suma Guillermo Antiñolo, jefe del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. “Tenemos las UCI muy cargadas. Hay que vacunar, vacunar y vacunar a las mujeres embarazadas y hacerlo rápido”, insiste.

La “tormenta perfecta” a la que hacen referencia los profesionales se ha gestado en los últimos meses ante “las tibias” recomendaciones para vacunar a este colectivo, pese a que varios estudios han confirmado la seguridad para el feto y apuntado que el coronavirus incrementa en un 50% el riesgo de complicaciones en el embarazo.

Martínez Pérez señala que “no ha habido una insistencia clara para que las mujeres embarazadas se vacunaran. Cuando han sido ellas las que han ido a solicitar información, no siempre se les ha dado la más adecuada. Y cuando al fin han podido vacunarse, han tenido que competir para conseguir una cita con todas las personas de su mismo grupo de edad, que es entre el que el virus está circulando masivamente”.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, durante la rueda de prensa tras el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. En vídeo, Darias anima a las embarazadas a vacunarse. FOTO Y VÍDEO: EFE

Emma (que prefiere no revelar el nombre por su actividad profesional) tiene 40 años, vive en Barcelona, está en la semana 31 de su embarazo y no se ha vacunado. Cuando a principios de junio recibió la llamada para que acudiera a pincharse, lo consultó con la comadrona con la que ya tenía cita. “Me dijo que las instrucciones de la Generalitat eran que no lo hiciera salvo si tenía una patología de base o trabajaba con grupos de riesgo. Eso era el 11 de junio y tres días después lo consulté con mi médico de familia, que me respondió lo mismo. El mensaje era que no pasaría nada si lo hacía, pero que esas eran las instrucciones porque aún no había suficientes estudios”, explica.

Poco después, Emma acudió al Hospital de Sant Pau a hacerse una ecografía. “La médico entonces sí me dijo que tendría que vacunarme con mi grupo de edad, pero justo después fui a la ginecóloga y me reiteró lo que ya me habían dicho al principio. Eso fue hace un mes y me dijeron que si había algún cambio me llamarían, algo que no han hecho. Al final, claro, no me he vacunado”, lamenta.

Estas recomendaciones iban en sentido contrario a lo recogido por la estrategia de vacunación consensuada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades, que desde el 11 de mayo en su séptima actualización avalaba la seguridad de las vacunas para el feto y las mujeres embarazadas y recomendaban su inmunización con vacunas ARN mensajero (Pfizer y Moderna) “cuando les corresponda según el grupo de priorización al que pertenezcan”.

La Generalitat no explica en una respuesta por escrito a este diario lo ocurrido. Sin entrar en detalles, afirma que el Departamento de Salud “recomienda la vacunación de las mujeres embarazadas de la misma forma que lo hace en los grupos de edad del que forman parte” y que “no ha cambiado las recomendaciones”, sobre las que sigue haciendo acciones de “refuerzo”.

Antiñolo considera que “ha habido un problema en la forma en la que se ha dado la información, que ha sido fragmentada y a menudo contradictoria”. “Es cierto que a principios de año no había evidencia científica concluyente, sobre todo porque las mujeres embarazadas no participaron en los ensayos de las vacunas. Pero a partir del segundo trimestre ya la empezó a haber y se tuvo claro que eran seguras. La consecuencia de todo ello es que ahora tenemos a la mayoría de embarazadas sin vacunar y esto es un problema grave”, relata.

Los especialistas urgen ahora a las comunidades a crear “circuitos rápidos” para que las gestantes puedan vacunarse lo antes posible. El mayor riesgo, explican, se produce en el tercer trimestre y es “clave que lleguen a la semana 28 del embarazo con la pauta vacunal completa”.

La complicación más preocupante son los cuadros de preeclampsia asociada a la covid, un proceso grave que provoca un incremento de la presión arterial y daños hepáticos y renales. “Esto pone en riesgo la vida de la madre y del feto y, si no se controla, hay que interrumpir la gestación con cesárea, lo que eleva la prematuridad”, explican los especialistas.

Algunas comunidades ya han empezado a reaccionar ante la situación que viven sus hospitales. El consejero de Salud de Andalucía, Jesús Aguirre, ha hecho este miércoles un llamamiento a las mujeres embarazadas en cualquier etapa de gestación para que acudan al sistema sanitario de forma inmediata.

Los especialistas consultados destacan que los tres fallecimientos registrados en el último mes contrastan con los dos ocurridos en las anteriores olas. “Y esto es la información de que disponemos de la mayoría de los hospitales públicos, pero es solo una parte de la realidad porque esta es una especialidad en la que parte de la actividad se desarrolla en centros privados”, precisan.

Del fallecimiento del que se conocen más detalles es el de una mujer de 40 años con patologías previas que estaba ingresada en la UCI del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia) y que murió este miércoles, según ha confirmado el Gobierno de esa comunidad. La mujer fue ingresada hace dos semanas en la unidad de críticos tras serle provocado el parto.

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS