La quinta ola alcanza el peor registro diario: 190 fallecidos

La mortalidad del actual rebrote con la variante delta sigue creciendo y alcanza las mayores cifras desde mayo

UCI del Complejo Hospitalario de Navarra, en abril.
UCI del Complejo Hospitalario de Navarra, en abril.Jesús Diges (EFE)

La factura de esta quinta ola ha alcanzado este martes un nuevo máximo diario: 190 nuevos fallecimientos. Así lo recoge el balance diario del estado de la pandemia publicado por el Ministerio de Sanidad. Dos semanas después de que el número de personas ingresadas alcanzara el pico de este rebrote, con 2.031 enfermos críticos el 9 de agosto, el número de muertes sigue creciendo.

In English
Fifth wave of coronavirus in Spain registers highest daily fatality rate so far

La semana ha empezado con un notable repunte respecto a la anterior, que ya marcó máximos desde mayo. Si hace ocho días, el lunes (que incluye los datos del fin de semana) arrancó con 125 fallecidos y luego el balance diario del resto de la semana osciló entre 121 y 144, este lunes ya disparó la cifra de muertes hasta los 201.

De la misma forma que los fallecidos son el último indicador que empieza a aumentar en cada nueva ola, como está ocurriendo ahora, también son los últimos en descender. Primero lo hacen los casos diagnosticados, unos días más tarde las hospitalizaciones y por último los fallecimientos.

Sanidad ha informado este martes de 10.072 nuevos contagios —el registro de toda la pandemia ya supera los 4,8 millones—, aunque la incidencia acumulada a 14 días registra un nuevo descenso de 11 puntos hasta los 305 casos por 100.000 habitantes. También sigue bajando el número de personas hospitalizadas, que ahora son 7.959 (371 menos que el lunes), de las que 1.769 lo están en las unidades de cuidados intensivos (70 menos).

Algunos indicadores apuntan a que la quinta ola puede estar entrando en su pico de mortalidad, o incluso llevar unos pocos días en una especie de meseta y que ahora están siendo notificados con retraso fallecimientos ocurridos desde inicios de agosto. Uno de ellos es la caída de los ingresos en la UCI desde hace 15 días.

El otro, con datos más afinados, son los casos “con fecha de defunción en los últimos siete días” que también incluye el balance diario. Son cifras también afectadas en cada jornada de los retrasos de notificación, pero que en su conjunto permiten captar mejor la tendencia. Tras más de un mes subiendo con fuerza, este apartado registró su máximo el pasado miércoles con un total de 404 fallecimientos semanales y desde entonces lleva unos días oscilando sin grandes cambios (este martes son 367, lo que supone 52 diarios).

Pese a la magnitud de estas cifras, la factura en vidas de la quinta ola queda lejos de las anteriores gracias al efecto protector de las vacunas. En la primera, hubo semanas en las que se superaron los 800 muertos diarios. En la segunda, 300 personas perdía la vida cada jornada durante las dos semanas más cercanas al pico, cifra que subió hasta casi 500 en la tercera ola. Incluso en la cuarta, la más pequeña hasta ahora, en la semana con más muertes se perdieron 237 vidas de media por día.

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS