En libertad con medidas cautelares el padre de Yéremi Vargas tras ser acusado por segunda vez de agresión sexual a una menor

Juan Francisco Vargas, también investigado por la denuncia de su hija de 13 años, tiene prohibido acercarse o comunicarse con la adolescente que lo denunció, así como salir de la isla

El padre de Yéremi Vargas, Juan Francisco Vargas, durante una rueda de prensa que ofreció en 2018 en Vecindario (Gran Canaria).
El padre de Yéremi Vargas, Juan Francisco Vargas, durante una rueda de prensa que ofreció en 2018 en Vecindario (Gran Canaria).Elvira Urquijo A. (EFE)

El Juzgado de Instrucción número 3 de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) ha acordado este viernes poner en libertad con medidas cautelares a Juan Francisco Vargas, de 37 años, padre del niño desaparecido Yéremi Vargas, como presunto autor de un delito contra la libertad e indemnidad sexual contra una adolescente de 13 años. La joven, hija de una ex pareja, lo había denunciado en Puerto del Rosario (Fuerteventura) tras conocerse su detención por, supuestamente, haber abusado sexualmente de su hija, también de 13 años. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias han explicado que la condición de libertad de Vargas podría variar a lo largo de la investigación. El acusado se ha vuelto a negar a declarar, al igual que hizo la pasada semana cuando fue detenido por primera vez. Vargas tiene prohibido acercarse a la denunciante o comunicarse con la adolescente, prohibición de salida de la isla, retirada del pasaporte y obligación de comparecer todos los lunes ante la autoridad judicial.

Más información
Libertad con orden de alejamiento para el padre de Yéremi Vargas tras ser acusado por su hija de agresión sexual
Detenido el padre de Yéremi Vargas, acusado de agredir sexualmente a otra adolescente

La Policía Nacional había detenido este jueves a Vargas, operación que se produjo apenas dos días después de que el juzgado de guardia de Las Palmas decretase libertad provisional para el hombre por un presunto delito de agresión sexual a su hija de 13 años, de la que también tiene que mantenerse alejado por orden judicial.

Yéremi Vargas desapareció el 10 de marzo de 2007 con siete años de edad mientras jugaba en un descampado cerca de la vivienda familiar en Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria). El único imputado de la desaparición en todo este tiempo ha sido Antonio Ojeda Bordón, conocido como El Rubio. Ojeda salió de prisión el 9 de marzo de 2020 —un día antes de que se cumplieran 13 años de la desaparición— tras cumplir una condena de cinco años por abusos sexuales a otro niño de nueve años en 2012 en la misma localidad.

El Juzgado de Instrucción 2 de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) dictó en octubre de 2017 un auto por el que archivó el sumario abierto en marzo de 2007 por la desaparición de Yéremi y el consiguiente sobreseimiento provisional de la causa contra Ojeda. El magistrado destacó en su escrito que no existía ningún indicio que implique a este ni a ninguna otra persona en el suceso. La familia, en todo caso, ha reclamado en repetidas ocasiones la reapertura del caso.

Ojeda había sido detenido en julio de 2016 como principal sospechoso de la detención ilegal y la muerte del pequeño tras comprobar la Guardia Civil que en la cárcel de Algeciras (Cádiz) —donde había estado recluido por otros delitos— supuestamente había alardeado ante otros presos de saber qué le había pasado a Yéremi, según declaró uno de ellos. Los agentes también comprobaron que El Rubio era el propietario de un coche blanco como el que se vio en el lugar donde se perdió de vista al pequeño Vargas.

Sobre la firma

Guillermo Vega

Jefe de sección de Tecnología y corresponsal en Canarias. Escribe sobre el impacto de la tecnología y sobre lo que pasa en las islas. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS