Asociaciones vecinales de corte neonazi protagonizaron la manifestación homófoba de Chueca

Alberto Ayala de Cantalicio, líder del grupo de ultraderecha Juventudes Canillejas, convocó la protesta en nombre de asociaciones de vecinos

Manifestación de extrema derecha en la calle Augusto Figueroa, a la altura de la plaza de Chueca, en Madrid.
Manifestación de extrema derecha en la calle Augusto Figueroa, a la altura de la plaza de Chueca, en Madrid.Olmo Calvo

Una amalgama de asociaciones de vecinos están detrás de la manifestación homófoba que transcurrió el pasado sábado por la tarde entre la Puerta del Sol y el barrio de Chueca de Madrid y que estaba autorizada por la Delegación del Gobierno. El líder del grupo de extrema derecha Juventudes Canillejas, Alberto Ayala de Cantalicio, fue el convocante, según señalan fuentes policiales, en nombre de la asociación de vecinos del Pinar de Chamartín y Hortaleza Carlomagno. Junto a él, y formando parte de las 200 personas que corearon consignas homófobas como “fuera maricas de nuestros barrios”, había miembros de otras asociaciones y colectivos, que vinieron de “otras ciudades, principalmente madrileñas, y con los que comparten ideología”, según las mismas fuentes: asociaciones de vecinos de San Blas Canillejas, de Villamantilla, de Coslada y San Fernando de Henares, España 2000, Juventud Nacional, Plataforma El Pueblo por la Verdad, Plataforma Cultural-ñ, Plataforma por la Dignidad, la Libertad y la Vida, Partido Orden y Ley (POLE) y Getafe NR.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, de Podemos, aseguró el domingo que el Gobierno pondrá en conocimiento de la Fiscalía el carácter de esta manifestación neonazi, que fue vigilada estrechamente por la Policía Nacional y en la que hubo un detenido, “de ideología opuesta a los convocantes, de extrema izquierda”, señalan fuentes policiales, por resistencia a la autoridad. La Fiscalía Provincial de Madrid ha incoado diligencias de investigación y los ministerios de Igualdad y Derechos Sociales han presentado una denuncia.

La movilización, según la Delegación del Gobierno, fue convocada en contra de la Agenda 2030-2050 (”Di no a las Agendas 2030-2050″ era el eslogan). Alberto Ayala de Cantalicio, el convocante, es un viejo conocido de la policía, cuyos combates de boxeo pueden verse en YouTube. A sus más de 40 años, es todo un líder para los “cachorros ultras”, según la policía, pese a que cuenta con un largo historial delictivo por lesiones y amenazas.

Desde hace años, los colectivos de extrema derecha han proliferado en los movimientos vecinales y en los barrios de Madrid, como ocurriera con Hogar Social primero en el distrito de Tetuán y, recientemente, en el barrio de San Blas con Bastión Frontal, cuyos miembros también acudieron a la movilización. Con consignas como “barrios seguros” o con acciones populares de recogida y distribución de alimentos. El resultado son grupos cada vez más heterogéneos con mayoría de jóvenes, unidos bajo ideales radicales, que lo mismo celebran homenajes a la División Azul que acuden a manifestaciones negacionistas contra el uso de las mascarillas.



Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción