Una jueza incluye entre los argumentos para retirar la custodia de su bebé a una mujer que vive en “la Galicia profunda”

La magistrada argumenta que el niño debe crecer con su padre en Marbella por ser una “ciudad cosmopolita” frente a la “pequeñísima” localidad de la madre ubicada en la ría de Muros-Noia

Hórreos en Muros (A Coruña).
Hórreos en Muros (A Coruña).ÓSCAR CORRAL

Una jueza de Marbella (Málaga) ha retirado la custodia de su bebé a una mujer por vivir en lo que ella denomina en el auto “la Galicia profunda”, en referencia a una “pequeñísima población” de la ría de Muros-Noia (A Coruña). La titular del Juzgado de Primera Instancia número 7 de la localidad andaluza, donde reside el padre del menor, esgrime como uno de los argumentos de su decisión que con él el pequeño de un año se criará en una “ciudad cosmopolita”, con “todo tipo de infraestructuras”, con “un buen hospital” y “todo tipo de colegios para poder educar a un niño, públicos o privados”.

Para la magistrada María Belén Ureña Carazo, Marbella “ofrece múltiples posibilidades para el adecuado desarrollo de la personalidad de un niño y para que crezca en un ambiente feliz”. Esto “no sucede”, afirma, en la localidad de Galicia donde reside la madre, que está “lejos de todo” y en la que ella no tiene “opciones laborales”, según se puede leer en el auto judicial adelantado este domingo por La Voz de Galicia. La resolución ha indignado a la defensa de la mujer, que presentó el pasado viernes una queja contra la jueza ante el comité disciplinario del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

La abogada de la mujer, Claudia Traba, considera que se trata de un auto “parcial” y piensa recusar a la jueza. Traba no se explica cómo Ureña ha podido retirar con estos argumentos la custodia a una madre que se ha dedicado a la crianza del pequeño desde que nació. Según expone en la queja elevada al CGPJ, referirse a “la Galicia profunda” supone un “absoluto desprecio” y es “discriminatoria contra Galicia y su medio rural”. La letrada añade que la expresión es “insultante, arcaica e injusta, y tan impertinente como impropia de quien se supone debe impartir justicia en nombre del Estado”. “Su plasmación ya no como mera opinión sino como criterio determinante” para retirar la guarda y custodia “es del todo improcedente, extravagante y manifiestamente irrespetuosa”, concluye la reclamación.

Ante la repercusión que ha tenido el uso de la expresión “la Galicia profunda” y la argumentación construida sobre ella en el auto judicial, la abogada del padre, Lola Casares, ha subrayado este lunes que en la decisión de la magistrada de retirarle la custodia a la madre han tenido peso otras razones particulares del caso. Casares afirma que la mujer se llevó al pequeño a Galicia “de manera ilícita”, en contra del criterio del padre y sin autorización judicial.

Para la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) el auto “no tiene parangón en su desprecio al medio rural y a los principios constitucionales más básicos, principalmente el de la igualdad de todos los ciudadanos, independientemente de su lugar de residencia”. “Recomendamos a esta jueza que pase una temporada en lo que ella llama la ‘Galicia profunda’ para que comprenda los numerosos elementos positivos que un pueblo tiene en el desarrollo de un niño”, añade la organización.

La argumentación de la magistrada ha provocado también el rechazo de varias formaciones políticas. La portavoz del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Ana Pontón, que llevará el asunto al Parlamento gallego, considera que “no se puede permitir” que una jueza utilice “la Galicia profunda como argumento para privar a una madre de su hijo en pleno año 2021″, mientras que Néstor Rego, diputado de esta formación en el Congreso, ha tachado el auto de “gallegofobia, clasismo y violación de derechos”. Antón Gómez-Reino, secretario general de Podemos en Galicia, aprecia “profunda incultura” en las afirmaciones de la magistrada. “No le vendría mal a parte de la judicatura pasar en ella [la Galicia profunda] un verano o dos”, ironiza desde el PSdeG-PSOE su número dos, Pablo Arangüena.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS