La Audiencia de Lugo reabre el caso de las grabaciones vejatorias a mujeres en la romería de A Maruxaina

El tribunal ordena al juez que investigue quién realizó los vídeos mientras orinaban en un callejón de la localidad de San Cibrao porque sí se comprometió su derecho a la intimidad

Protesta en San Cibrado el pasado abril para reclamar la reapertura del caso de A Maruxaina.
Protesta en San Cibrado el pasado abril para reclamar la reapertura del caso de A Maruxaina.OSCAR CORRAL (EL PAÍS)

Las grabaciones vejatorias de mujeres orinando en un callejón de la localidad gallega de San Cibrao (Lugo) durante la romería de A Maruxaina en agosto de 2019 serán investigadas. La Audiencia Provincial de Lugo ha revocado el archivo del caso decretado en dos ocasiones por el titular del juzgado de instrucción número 1 de Viveiro, quien alegó que no había delito porque los vídeos habían sido realizados en la vía pública. El tribunal ordena al magistrado reabrir las pesquisas para averiguar “quién y cómo” se obtuvieron estas imágenes que luego fueron subidas a webs pornográficas. Esgrime que la intimidad de las víctimas sí se vio comprometida aunque estuvieran en la calle.

En un auto notificado este jueves, la Audiencia argumenta que el Tribunal Constitucional no limita el concepto de intimidad “al ámbito doméstico o privado” y que “cada persona puede reservarse un espacio resguardado de la curiosidad ajena”. El rincón en el que las asistentes a la romería fueron grabadas es “en apariencia” un lugar “apartado de la vista de personas ajenas”. “Quien actuó colocando los elementos de grabación era conocedor de que se trataba de un lugar reservado y que ya venía siendo utilizado en años anteriores para poder orinar las mujeres sin estar a la vista de terceros”, señala el tribunal.

Los magistrados entienden que el juez debe practicar diligencias, como mínimo las solicitadas por el Ministerio Fiscal y dos de las denunciantes, “para determinar el lugar concreto y la forma en la que fueron colocados los elementos de grabación”. En principio, añade la resolución judicial, todo apunta a que las cámaras fueron ubicadas en puntos “insidiosos” para evitar que fueran descubiertas.

Una “gran alegría” se ha extendido este jueves entre las más de 80 mujeres grabadas en A Maruxaina que acudieron a los tribunales en busca de justicia. “Lo único que hemos pedido desde el principio es que se dé con el culpable para que no lo vuelva hacer, porque hay que recordar que esto no ha ocurrido solo en A Maruxaina, en esas webs hay vídeos de otras fiestas populares y eso no puede quedar impune”, subraya Mary Fraga, portavoz de la asociación Mujeres por la Igualdad de Burela, que asiste a las afectadas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS