ESPECIAL PUBLICIDAD

Alimentación funcional, ¿qué ha cambiado durante los últimos años?

Sumado a la configuración de nuestros tiempos y espacios durante la reciente contingencia sanitaria, los mexicanos hemos cambiado ciertos hábitos de alimentación, por unos en donde el cuidado de la salud es más importante que nunca.

Los meses de confinamiento fueron complejos, en donde el tiempo en casa reformuló también los hábitos y maneras de procurar nuestra salud desde distintos ámbitos. Tan sólo la flexibilidad laboral, la adaptación a los ecosistemas digitales, así como una nueva apreciación de nuestra alimentación han reportado cambios importantes en las tendencias de consumo de los mexicanos.

Comer fuera de los ambientes laborales y escolares nos ha encontrado también con más tiempo para cocinar, experimentar, comer en casa y en familia, de tal forma que podemos procurar más las salud de nuestro cuerpo. La disponibilidad de información en internet y la facilidad de comprar en línea (e-commerce) ha logrado que seamos más conscientes sobre la importancia de cuidar nuestra salud y de saber elegir los alimentos y las bebidas que consumimos a diario.

De acuerdo con la plataforma global de información del consumidor en tiempo real, Zinklar, las búsquedas de productos deslactosados y reducidos en azúcar en la red han alcanzado crecimientos a triple dígito, aunado a que más de 65 millones de personas están buscando nuevas soluciones para fortalecer y cuidar su sistema inmune.

Tan sólo en el último año, el 57% de los consumidores en México ha mostrado una consciencia mucho más activa por cuidar su salud y mejorar sus hábitos, optando por productos de origen más natural, incrementando su actividad física y comiendo de forma equilibrada, de acuerdo con el reporte de Zinklar.

Esto ha repercutido también en un enfoque mucho más “flexitariano”, que en palabras de la firma consultora Nielsen conlleva un interés mayor por poner en práctica una dieta con alimentos de origen vegetal, pero manteniendo los de origen animal, incluidos los lácteos. Esta tendencia ha alcanzado al 66% de los consumidores mexicanos, quienes además optan por alimentos de procedencia local, lo cual se ha traducido en todo un desafío y oportunidad para las compañías de alimentos.

Un ejemplo de esto puede observarse en el compromiso y opciones saludables, para cocinar y preparar en casa, así como para compartir en familia, por parte de empresas como Danone, quien además de atender las necesidades de sus consumidores, comparte información nutrimental clara, además de promover una alimentación, una hidratación y un estilo de vida más saludables.

Esto queda patente en algunos de sus productos estrella como Danonino®, que ahora ofrece una presentación para compartir en familia y mezclarlo con fruta o cereal y consumirse en casa ahora que algunos niños hacen homeschooling; Activia®, que lanzó formatos para compartir en sabores como natural con chía, frutos rojos y ciruela pasa, así como su versión natural sin azúcar, todas estas presentaciones tienen miles millones de probióticos para el cuidado de la salud digestiva. Por su parte, “Danone Esencial”, contiene todo lo bueno del yoghurt como fermentos, leche fresca 100% mexicana y mezcla de fruta natural, además de ser deslactosado y vieneen un empaque reciclado. Para el cuidado y fortalecimiento del sistema inmune “Danone Defensis” es un yoghurt también , con miles de millones de probióticos L. casei 431 y adicionado con el 50% de vitaminas C y D más zinc, nutrimentos clave para el funcionamiento normal del sistema inmune .

Frente a una tendencia de consumo de alimentos funcionales, mucho más consciente y saludable, María Fernanda Zuccolotto, nutrióloga responsable de Asuntos Científicos de Salud y Nutrición en Danone, asegura que los consumidores son la guía de la compañía, quienes marcan el rumbo de las innovaciones a fin de garantizar el desarrollo de productos saludables e inspiradores y a la vanguardia en línea con los diferentes estilos de vida de los mexicanos.

Normas

Archivado En