La justicia permite la exigencia de pasaporte covid para entrar en bares y restaurantes de Andalucía

La medida estará en vigor hasta el 15 de enero de 2022 y se añade a la obligación de estar vacunado para acceder a las residencias y los hospitales

Interior de un bar en Sevilla este otoño.
Interior de un bar en Sevilla este otoño.PACO PUENTES (EL PAIS)

Andalucía exigirá el pasaporte covid para acceder a los bares y restaurantes hasta el próximo 15 de enero tras el aval de la justicia este viernes. El Tribunal Superior de Justicia andaluz (TSJA) ha ratificado la exigencia de tener certificado covid para la población que quiera acceder a los locales de restauración, medida solicitada por la Junta, y que se suma a la exigencia vigente para entrar en las residencias de personas mayores y visitar a los hospitalizados.

Los jueces obligaron al Gobierno autonómico a modificar su exigencia inicial, dado que tal y como estaba planteada obligaba a vacunarse a los camareros y trabajadores de los restaurantes y locales de ocio, una exigencia contraria a la ley. Tras matizar su demanda la Junta, ahora la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA considera que la medida planteada por la Junta cumple con los requisitos de proporcionalidad, necesidad e idoneidad para intentar reducir la tasa ascendente de contagios, según el alto tribunal. La medida entrará en vigor en cuanto sea publicada en el Boletín Oficial de la Junta andaluza, previsiblemente el domingo, 48 horas después de la decisión de los jueces. La incidencia del coronavirus en Andalucía este viernes es de 293 casos por cada 100.000 habitantes.

El matiz que requerían los jueces para permitir la restricción era que la orden de la Junta incluyera “personas usuarias”, para así excluir a los trabajadores de los establecimientos. El objetivo claro de la medida es aumentar el porcentaje de andaluces vacunados para reducir la tasa ascendente de contagios, dado que las personas sin vacunar tienen un mayor riesgo de transmisión.

“La experiencia demuestra que estos espacios de socialización favorecen una relajación de la atención necesaria para respetar las medidas de prevención individuales, tales como el uso de la mascarilla o el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal”, explican los magistrados del alto tribunal andaluz para justificar su auto. Los jueces estiman que se lesionan el derecho a la igualdad y a la intimidad de los ciudadanos, pero es una vulneración “escasa”, al ponderarlo con el derecho a la vida que se intenta proteger a través de la exigencia del pasaporte.

El presidente de la Junta andaluza, Juan Manuel Moreno, ha comentado este viernes sobre las posibilidades para reducir el impacto de la sexta ola en la región: “El pasaporte covid es muy importante, aunque no le guste a todo el mundo. Solo hay dos opciones: o empezamos otra vez con las restricciones y los aforos, o creamos ambientes seguros, y el único es el pasaporte covid. No es discriminatorio porque ya hay facilidad para vacunarse, el que no se vacuna es porque no quiere. Los ámbitos más sensibles son donde uno consumo alimentos y bebida y se quita la mascarilla (...) Animo a todo el mundo a bajarse el pasaporte covid”.

El gremio de hosteleros y empresarios de la noche solicitaron hace 15 días a la Junta esta implantación del pasaporte covid para acceder al interior de sus locales y así evitar que las cancelaciones provocadas por el incremento de casos aumentaran. “Se nos ha caído el 20% de reservas que teníamos hechas”, se queja Juan Ramblas, presidente de Andalucía de Noche, el gremio que aglutina a las discotecas andaluzas. “El certificado nos ayudaría, daría mayor confianza al cliente” Hemos pasado un gran noviembre y ahora que pensábamos que íbamos a poder recuperarnos en Navidad, vuelve la psicosis”, abunda.

Ramblas cree que el pasaporte permitirá a algunos empresarios mantener la apuesta por el refuerzo de la plantilla para estas fechas. “Algunos ya han reducido al máximo, pero muchos seguimos a la espera”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS