El profesor víctima de una agresión supuestamente homófoba por sus alumnos: “El discurso de odio está calando muy fuerte”

Expulsada una decena de estudiantes de un instituto valenciano que insultaron, tiraron del pelo y lanzaron objetos contra un docente mientras aludían a su orientación sexual

Miquel Álvarez, el profesor del instituto de Bétera (Valencia) que sufrió una agresión homófoba por parte de un grupo de alumnos en el patio del centro.
Miquel Álvarez, el profesor del instituto de Bétera (Valencia) que sufrió una agresión homófoba por parte de un grupo de alumnos en el patio del centro.BIEL ALIÑO (EFE)
Cristina Vázquez
Bétera (Valencia) - 24 feb 2022 - 14:12

Miquel Álvarez imparte la asignatura de Física y Química, en sustitución de otro docente, en el Instituto de Secundaria de Les Alfàbegues en la localidad valenciana de Bétera. El pasado jueves fue víctima durante el recreo de una agresión supuestamente homófoba por parte de un grupo de alumnos, que le insultaron, le lanzaron objetos e incluso le tiraron del pelo por retirarles una bandera de España que desplegaron en respuesta a otra LGTBI, exhibida por unos alumnos del centro el día anterior. Cuenta que es la primera vez en su vida profesional que le sucede algo así: “El discurso de odio está calando muy fuerte. Pero me siento con fuerza para seguir luchando contra cualquier agresión, que en este caso ha sido lgtbifóbica, pero podría ser de cualquier otro tipo”, asegura.

El docente relata que la chispa saltó el miércoles de la semana pasada cuando dos alumnas desplegaron en el instituto de Secundaria una enseña LGTBI —para grabar un vídeo— sin que el centro lo supiese. Las llamaron a dirección, les explicaron la situación, cambiaron de actitud y la retiraron, explica Álvarez. Pero al día siguiente, en respuesta al despliegue de la bandera arcoíris, otro grupo de alumnos llevó al centro banderas de España y las desplegaron en la hora del almuerzo. Y saltó la chispa. Álvarez, docente que estaba de guardia en el recreo, intentó retirárselas porque “cuando una bandera, ya sea LGTBI o española, se utiliza como provocación deja de ser un símbolo”, considera. Fue entonces cuando unos 150 alumnos le rodearon y algunos de ellos, explica el docente, le lanzaron insultos homófobos por su orientación sexual, también objetos e incluso le tiraron del pelo.

“Es un centro muy grande, masificado, y somos unos cuantos profesores de guardia, pero hay muchas zonas en el patio. En ese momento, yo estaba solo y un grupo de alumnos me rodearon y comenzaron a insultar. Estaba sobrepasado en aquel momento”, añade el profesor. Desde entonces ha tenido el apoyo del equipo directivo del IES y está recibiendo infinidad de mensajes de solidaridad de alumnos, profesores e instituciones. “No tengo nada en contra del alumnado ni de sus familias, nosotros educamos en valores y lo que queremos es que estos actos no se repitan. Pero no quiero consecuencias malas para ellos, solo quiero que aprendan, quiero que crezcan como personas, que sean críticas con educación y respeto. Y que sepan que la opinión acaba donde empieza el derecho del otro. Es lo que intentamos trabajar cada día en el aula”, afirma Álvarez.

La dirección del IES de Bétera y la Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana han eludido ofrecer detalles de lo sucedido por una cuestión de protección de datos sobre menores de edad, pero siguen recabando información y hay al menos una decena de alumnos expulsados. No se descartan nuevas medidas y el caso ha llegado a la Fiscalía. El centro ha denunciado los hechos a la inspección educativa, que ha puesto en marcha un protocolo de prevención de la violencia. Hay, por tanto, dos vías abiertas por el caso: la administrativa y la judicial.

Mientras, Miquel Álvarez sigue recibiendo muestras de apoyo de su entorno. El claustro de profesores del centro de Secundaria acudió el pasado lunes vestido de negro en señal de repulsa por la agresión y los alumnos se han pintado este jueves las uñas en solidaridad con Miquel, que se ha emocionado.

Parte del alumnado del I.E.S Les Alfàbegues de Bétera, muestran las uñas pintadas en solidaridad con el profesor Miquel Álvarez, que sufrió una agresión homófoba en el centro educativo.
Parte del alumnado del I.E.S Les Alfàbegues de Bétera, muestran las uñas pintadas en solidaridad con el profesor Miquel Álvarez, que sufrió una agresión homófoba en el centro educativo.BIEL ALIÑO (EFE)

Los sindicatos de profesores se han acercado hasta el instituto para ofrecerles ayuda. Marc Candela, dirigente del Sindicato de Treballadors de L’Ensenyament del País Valencià (STEPV), recuerda que el centro tiene más de 1.000 alumnos, es decir, duplica la capacidad de sus instalaciones. “Un millar de alumnos en el patio a la misma hora y con poco profesorado para controlar lo que pasa es una situación difícil…”, apostilla. Apunta que se está tramitando la construcción de un nuevo instituto, pero cree que mientras tanto hay que dotar a este instituto de más personal. “Hay preocupación en el centro porque el hecho es muy grave”, advierte Candela. “Por suerte no hay casos así todos los días pero sí existe la sensación de que el discurso homófobo está calando”.

Gabriela de Juan, profesora y exdirectora del instituto, explica a las puertas del edificio que la sensación “es de abandono” porque el centro está masificado. El año pasado había semipresencialidad y ni la mitad de problemas de convivencia. “Es un polvorín. Ha pasado esto y podía haber pasado cualquier otra cosa porque además no estamos dotados como un macrocentro: deberíamos tener más equipo directivo y solucionar la falta de auxiliares administrativos y de conserjes por el volumen de alumnado que tenemos”. Según De Juan, hay que agilizar la construcción del nuevo instituto. La consejería asegura que la construcción de un nuevo instituto y la ampliación de Les Alfàbegues está previsto pero “quien ha de tramitar y agilizar la operación es el Ayuntamiento de Bétera”. “Estamos en todo momento acompañándolos y haciendo el seguimiento para que el Ayuntamiento lo agilice”, subraya.

Muchos alumnos, más que enfadados por el caso, están “avergonzados”, apuntan en un corrillo improvisado durante la hora del bocadillo fuera del centro. Explican que esta mañana han acudido muchos de ellos con las uñas pintadas en solidaridad con el profesor agredido y le han entregado una carta y unos cuantos dibujos que han emocionado al docente. E insisten en que no quieren que su instituto se conozca por un incidente así.

La AMPA de Les Alfàbegues ha mostrado su rechazo a lo ocurrido: “La diversidad forma parte de nuestra sociedad y la hace más rica. Estamos orgullosos de que nuestros hijos e hijas sean diversos y diferentes en gustos y aficiones, en el color de la piel, en la manera como viven su sexualidad y en las creencias que tenga cada uno de ellos”, recogen en un manifiesto que han hecho público. La Plataforma en Defensa de l’Ensenyament Públic ha convocado una concentración en la Alameda de Bétera el próximo miércoles, 2 de marzo, a las 18.30 para mostrar el rechazo a la agresión.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS