El ente regulador de EE UU autoriza las vacunas de Pzifer y Moderna para niños a partir de los seis meses

La administración de los viales podría empezar la semana próxima, con una población potencial de 20 millones de beneficiarios

Producción de viales de la vacuna para niños hasta 5 años, en la planta de Pzifer en Puurs (Bélgica).
Producción de viales de la vacuna para niños hasta 5 años, en la planta de Pzifer en Puurs (Bélgica).AP

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU (FDA, en sus siglas inglesas) ha autorizado este viernes el uso de emergencia de las vacunas contra el coronavirus de Moderna y Pfizer-BioNTech en bebés y niños a partir de los seis meses de edad. El uso de la de Moderna se limitaba hasta ahora a los adultos mayores de 18 años y, con esta licencia, podrá aplicarse entre seis meses y 17 años. La de Pfizer cubría un mayor rango, ya que su uso de emergencia se autorizaba para los mayores de cinco años. Ahora, tras la última decisión del regulador, podrá inocularse a partir de los seis meses y hasta los cinco años, una población estimada en alrededor de 20 millones de estadounidenses. En apenas 18 meses desde que se lanzaron las primeras vacunas, prácticamente todos los tramos de edad están teóricamente cubiertos contra el coronavirus.

La decisión del regulador será seguida del voto de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas inglesas; agencia federal de salud). El grupo de expertos que asesora a los CDC se reunirá este viernes para debatir acerca del uso de sendas vacunas en bebés y niños hasta cinco y seis años. Se espera una votación, probablemente positiva, durante el fin de semana, de manera que la administración podría empezar la semana próxima. La aprobación definitiva aún se demorará unos meses.

La agencia reguladora del medicamento subraya que la evaluación y el análisis de seguridad a las que han sido sometidas, la eficacia inmunitaria y los datos de fabricación respaldan la concesión del permiso de administración urgente. “La administración ha determinado que los beneficios conocidos y potenciales de las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech superan los riesgos conocidos y potenciales en las poblaciones pediátricas autorizadas”, señala el comunicado de la FDA. La renuencia de los padres a inocular a los infantes, menos vulnerables a complicaciones de la infección que otros grupos de edad, será según los expertos el principal obstáculo en esta nueva fase de la campaña de vacunación. El suero de Pfizer para niños de 5 a 11 años, por ejemplo, recibió la luz verde en octubre, pero solo alrededor del 29% de ese grupo está completamente vacunado, según datos federales.

La decisión se produce cuando los linajes de la variante ómicron causantes de un repunte hace semanas han entrado en fase plana, con un 3% de nuevos casos en el país, en el promedio de los últimos 14 días, pero también un ligero incremento en la cifra de hospitalizaciones (un 8%) y de muertes (14%), una tendencia que parece un calco de la registrada hace apenas un mes, cuando la positividad alcanzaba dos dígitos y el número de defunciones, solo uno, según el cómputo diario de The New York Times. El epidemiólogo Anthony Fauci, que preside el grupo de asesores médicos del presidente Joe Biden, se contagió de coronavirus esta semana, pero sufre únicamente “síntomas leves” al estar completamente vacunado.

Una campaña que toca fondo

Pfizer ha dicho que dos dosis de su vacuna fueron solo un 28% efectivas en la prevención de enfermedades en el grupo infantil, mientras que tres dosis fueron efectivas en un 80% de los casos. La vacuna de Moderna fue efectiva en el 51% de los casos en niños entre seis meses y dos años, y un 37%, entre los de edades comprendidas entre dos y cinco años. No obstante, el doctor Robert M. Califf, comisionado de la FDA, ha recordado en un comunicado: “Como hemos visto con los grupos de mayor edad, esperamos que las vacunas para los niños más pequeños brinden protección contra las consecuencias más graves de covid-19, tales como la hospitalización y la muerte”.

La predisposición de la población a inmunizarse parece haber tocado techo desde que se administró el primer vial, en enero de 2021. Ello no puede deberse a la facilidad de acceso: en ciudades como Nueva York, por ejemplo, cualquier transeúnte puede recibir un pinchazo, incluso los de refuerzo, en varias estaciones de metro de la ciudad. La Administración federal puso a disposición de los Estados, farmacias y centros de salud 10 millones de dosis en las últimas semanas, pero la respuesta ha sido discreta, según datos recopilados por funcionarios federales. Solo se han reclamado 2,5 millones de dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, alrededor de la mitad de las disponibles, y alrededor de 1,3 millones de dosis de Moderna, una cuarta parte de lo que se ofrecía.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS