Las restricciones por la sequía llegan a la ciudad de Pontevedra: prohibido llenar piscinas y regar

El río que abastece la comarca pontevedresa está por debajo de su caudal ecológico y la fábrica de celulosas de Ence ha tenido que parar

La fábrica de celulosa Ence, que ha parado su producción por las restricciones en el uso del agua, este miércoles.
La fábrica de celulosa Ence, que ha parado su producción por las restricciones en el uso del agua, este miércoles.ÓSCAR CORRAL

El caudal del río Lérez, que abastece a la comarca de Pontevedra, está bajo mínimos. Tan seco baja el cauce que hace unos días la fábrica de celulosas que Ence tiene al pie de la ría y que capta agua de él fue obligada a parar su actividad y ha tenido que activar un ERTE. Las restricciones llegan ahora a los residentes en la ciudad. El Ayuntamiento de Pontevedra, de 83.000 habitantes, ha emitido este martes un bando en el que prohíbe a los vecinos llenar piscinas, regar jardines y lavar coches particulares. Las “medidas excepcionales” por la sequía incluyen también una reducción de los consumos municipales, tanto en las fuentes públicas como a la hora de baldear las calles. Y el consistorio insta a las empresas e industrias a seguir su ejemplo.

El gobierno local califica la situación de “escasez moderada” de agua. “Nos estamos anticipando a un escenario de mayor alerta porque es fundamental que la población tome conciencia de este asunto”, ha esgrimido la concejala del gobierno local Carme da Silva. El Ayuntamiento vigilará la evolución del río que abastece la ciudad con la tensión de que “los escenarios pueden mudar en cuestión de días”. La preocupación, reconoce Da Silva, es “enorme”. En los primeros 15 días de julio, las precipitaciones en Galicia fueron un 33% inferiores a la media en esta época del año. La Oficina Técnica de la Sequía de la Xunta alerta en un informe que en menos de 20 días la disminución del caudal medio del Lérez roza el 75%.

Este río, que está ya por debajo de su caudal ecológico, abastece a cuatro municipios, además de la capital: Bueu, Marín, Poio y Sanxenxo. Entre todos rondan los 155.000 habitantes empadronados, pero en verano esta población y, por tanto, el consumo de agua se multiplican, sobre todo en Sanxenxo, epicentro del turismo gallego. Las localidades afectadas han decidido celebrar reuniones semanales para tomar más medidas en función de cómo evolucione la situación. De este frente de colaboración se ha desmarcado de momento Sanxenxo. “Todos tenemos claro que es preciso tomar medidas de reducción de consumo e ir viendo cómo avanza la situación”, admite la concejala Da Silva.

La Xunta se reunirá este miércoles con los ayuntamientos del área de Pontevedra para tratar la “prealerta por escasez” en la cuenca del río Lérez. “Estamos en sequía prolongada desde el mes de febrero, en prealerta por escasez en la cuenca del Lérez… En este contexto la escasez del agua hay que tomarla muy en serio”, afirma la consejera de Infraestructuras de la Xunta, Ethel Vázquez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS