Los Ángeles cree haber registrado la primera muerte por la viruela del mono en EE UU

La víctima vivía en el condado de Los Ángeles. Las autoridades estudian otro posible fallecimiento por la enfermedad en Texas

Una mujer pasa frente a una clínica de vacunación contra la viruela del mono, en Nueva York.
Una mujer pasa frente a una clínica de vacunación contra la viruela del mono, en Nueva York.BRENDAN MCDERMID (REUTERS)

Estados Unidos cree tener su primera víctima mortal por la viruela del mono. Esto fue confirmado el lunes por las autoridades sanitarias de Los Ángeles, quienes aseguraron que se trata de una persona que habitaba en este condado de California. Los doctores han asegurado que el paciente había estado ingresado en un hospital y se encontraba “severamente inmunocomprometido”. Por el momento, no han dado detalles sobre su edad o género. Un hombre de Texas contagiado con la viruela del mono falleció a finales de agosto, en lo que se sospecha también podría ser la primera baja ocasionada por la enfermedad. Las autoridades federales no han determinado, en ninguno de los dos casos, si el virus fue el factor determinante que ocasionó la muerte.

Las autoridades sanitarias locales informaron el jueves de este caso por primera vez. Al anuncio siguió una investigación que tardó algunos días. Este lunes, emitieron un comunicado en el que se informó de la causa de muerte tras haber sometido al cuerpo a una autopsia. “Las personas gravemente inmunodeprimidas y que sospechan puedan estar contagiadas con la viruela del mono deben buscar tratamiento médico lo más temprano posible y mantenerse bajo observación durante su enfermedad”, señaló el organismo de Salud Pública del condado de Los Ángeles. El hallazgo de los médicos angelinos, sin embargo, no ha sido confirmado por el Centro de Control y Prevención de enfermedades, que monitorea los casos de la viruela en el país.

En el mundo hay ocho muertes causadas por esta enfermedad viral, que tiene una baja tasa de transmisión y una letalidad que afecta solamente a entre el 3% y el 6% de quienes la contraen. La mayoría de los casos se están manifestando de forma leve, pero de acuerdo a los especialistas, cuatro de cada diez pacientes contagiados necesitan un tratamiento. A pesar de no ser altamente letal, sí es muy molesta porque ocasiona ampollas en la zona genital y el ano, inflama esa misma zona y puede provocar amigdalitis. El gran problema que se ha registrado en la mayoría de los países es que existe una escasez de vacunas, lo que ha obstaculizado la lucha contra la viruela símica.

Estados Unidos declaró en agosto una emergencia sanitaria cuando se registraron más de 7.000 personas infectadas. Días antes, el gobernador de California, Gavin Newsom, había tomado una decisión similar ante el incremento del ritmo de contagio en la región más poblada del país. La declaratoria de emergencia local permitía a los titulares de los sistemas de salud locales disponer más ágilmente de las dosis de vacunas y administrarlas más rápidamente en clínicas comunitarias a lo largo de la entidad. EE UU es el país que más casos ha reportado en el mundo, con 21.900.

San Francisco fue el primero foco de la epidemia en California, que ha contabilizado 4.300 pacientes infectados desde julio. Más de 700 fueron detectados en la ciudad de la bahía, que comenzó teniendo uno de cada tres casos en las primeras semanas de agosto. Esto orilló a la alcaldesa London Breed a pedir auxilio a las autoridades estatales para acelerar el ritmo de vacunación. Con el avance de las semanas, la zona metropolitana de Los Ángeles, la más poblada del Estado, desplazó a San Francisco en el número de casos. Los Ángeles tenía hasta este martes 1.692 casos.

La costa oeste, por su proximidad con Asia, suele ser la puerta de entrada a Estados Unidos de muchas de las enfermedades detectadas en otras partes del mundo. El 20 de enero de 2020 se halló por primera vez el coronavirus dentro de un paciente en el Estado de Washington que había presentado los síntomas. A finales de febrero se anunció la muerte de un paciente en esa misma región. Se pensó que esta había sido la primera muerte por infección de covid. Meses después, las autoridades sanitarias corrigieron la información comunicando que, en realidad, la primera víctima por el virus se había registrado en el condado californiano de Santa Clara a principios de febrero, tres semanas antes que el fallecimiento en Washington.

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS