Epic Games contra Apple: comienza el juicio por las condiciones que impone la App Store

El caso lanzado por el creador del videojuego Fortnite ha puesto en el punto de mira a la compañía californiana

El Fortnite en un dispositivo de Android.
El Fortnite en un dispositivo de Android.DADO RUVIC (Reuters)

Epic Games, la empresa creadora de videojuegos como el popular Fortnite, se enfrenta a Apple en los tribunales desde este lunes para decidir si las condiciones que impone el fabricante de los iPhones en su tienda de aplicaciones App Store contravienen las leyes antimonopolio. En febrero, Epic presentó otra demanda contra Apple ante la Comisión Europea, también por abuso de posición dominante por supuesto utilización de “restricciones anticompetitivas” en el ecosistema de los terminales iPhone. Existen otras causas judiciales, además, en Reino Unido y Australia.

Más información
La guerra de ‘Fortnite’ resumida en 12 claves

El caso explotó durante el verano pasado. El desarrollador de juegos Epic Games, calificó de abusiva la comisión del 30% que cobra Apple (pero también Google) por los pagos que los usuarios realizan mientras utilizan las aplicaciones de la App Store y Google Play, como sucedía con Fortnite y comenzó a llevar a cabo los cobros por su cuenta dentro de su propia aplicación sin pasar por la caja registradora de la manzana. Apple, acto seguido, la eliminó de su plataforma, lo que llevó a la denuncia de la empresa de videojuegos.

Los analistas dan por más que probable una victoria de Apple, y esta posibilidad previsiblemente dificultará a los reguladores de EE UU futuros casos antimonopolio. Epic, sin embargo, ya ha sacado ciertos réditos del caso. A raíz de su agresiva campaña de relaciones públicas ha logrado atraer a Apple al centro del debate mundial sobre la regulación de las grandes empresas tecnológicas.

“Todo parece indicar que lo que Epic pretende es lanzar una ofensiva mucho más trascendente en torno al tema, aprovechando un momento de debilidad de las grandes tecnológicas ante la opinión pública y los legisladores”, aseguró el pasado verano en su blog Enrique Dans, profesor del IE.

Logo de Apple en Nueva York.
Logo de Apple en Nueva York.Kathy Willens (AP)

“Lo que está en juego es el futuro de las plataformas móviles. Los consumidores tienen el derecho de instalar aplicaciones de fuentes de su elección y los desarrolladores tienen el derecho de competir en un mercado justo”, ha afirmado el fundador y consejero delegado de Epic Games, Tim Sweeney. Apple, por su parte, sostiene que la App Store constituye un “componente necesario e inseparable” de toda la experiencia de iOS y que sin el proceso de revisión de la aplicación y la falta de control sobre qué aplicación pueden descargar los usuarios, el iPhone sería un dispositivo fundamentalmente diferente. Y peor, y, según Apple, uno peor.

Argumentos

Los argumentos de Epic se basan en los principales casos antimonopolio contra Microsoft, Eastman Kodak y American Express, según asegura la agencia Reuters. Por ejemplo, al argumentar que los iPhones son un mercado de software en sí mismo, Epic se basa en parte en una decisión del Tribunal Supremo de EE UU de 1992 que rechazó los esfuerzos de Kodak para obligar a los propietarios de sus máquinas a utilizar sus servicios de reparación.

“Lo que está en juego es el futuro de las plataformas móviles. Los consumidores tienen el derecho de instalar aplicaciones de fuentes de su elección y los desarrolladores tienen el derecho de competir en un mercado justo”, ha afirmado el fundador y consejero delegado de Epic Games, Tim Sweeney. Apple, por su parte, sostiene que la App Store constituye un “componente necesario e inseparable” de toda la experiencia de su sistema operativo iOS y que sin el proceso de revisión de la aplicación y la falta de control sobre qué aplicación pueden descargar los usuarios, el iPhone sería un dispositivo fundamentalmente diferente. Y, según Apple, peor.

Los expertos ven dificultades para que prospere el argumento de Epic de que la comisión del 30% que cobra Apple es demasiado elevada, y que podría ser 10 veces menor si hubiera más competencia y prevalecieran las fuerzas del mercado. Los tribunales estadounidenses se han mostrado reticentes a la hora de fijar tarifas específicas, en gran parte porque, a diferencia de Europa, la interpretación predominante de la ley antimonopolio de Estados Unidos no considera que una empresa dominante que cobre precios elevados sea anticompetitiva en sí misma. Esta argumentación está en línea con la esgrimida por Apple, que sostiene que cualquier posición dominante que pueda tener en el software para móviles es una consecuencia del desarrollo de productos competitivos como el iPhone o la App Store.

La Unión Europea parece no compartir esta opinión. La comisaria Margrethe Vestager cree que App Store se ha convertido en la puerta de acceso inexcusable para hacer compras, acceder a páginas de información o descargar música y películas. Esta no es la única investigación de la comisaria sobre la compañía. Vestager también tiene abierto un expediente sobre las condiciones que Apple impone en la distribución de libros electrónicos y de audio-libros, y otro más sobre la aplicación de pago de la compañía (Apple Pay).

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter.

Sobre la firma

Guillermo Vega

Jefe de sección de Tecnología y corresponsal en Canarias. Escribe sobre el impacto de la tecnología y sobre lo que pasa en las islas. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS