Elon Musk adelanta que Twitter cobrará ocho dólares al mes por la marca de verificación

El magnate dice que el sistema actual “es una mierda”. Stephen King responde: “Deberían pagarme a mí”

Elon Musk cargaba un lavabo en la sede de Twitter, en San Francisco, el 26 de octubre, en una imagen de la cuenta del magnate.Foto: AP | Vídeo: EPV

Tras días de rumores, especulaciones y noticias sin confirmación oficial, el nuevo dueño de Twitter, Elon Musk, ha dado a entender que cobrará por ser usuario verificado de la red social una tarifa de ocho dólares al mes (el mismo importe al cambio en euros), como parte del servicio de suscripción a Twitter Blue. Como lo ha anunciado en la red social, sin un discurso elaborado y con una serie de mensajes no del todo claros, siempre hay posibilidad de que no acabe siendo así, más aún tomando en cuenta su carácter voluble y sus habituales cambios de opinión. Y ya ha tenido la primera respuesta de uno de los tuiteros más célebres, el escritor Stephen King: “Deberían pagarme a mí”, ha escrito.

“El actual sistema de señores y campesinos de Twitter para saber quién tiene o no tiene una marca azul es una mierda. ¡Poder para el pueblo! Blue [azul] por 8$/mes”, ha escrito en el primer mensaje de un hilo. Blue es un servicio de pago que Twitter ha puesto en marcha en algunos países y que lanzó a un precio de unos cinco dólares al mes. La referencia a la “marca azul” de las cuentas verificadas permite intuir que será una de las funcionalidades incluidas en ese pago de ocho dólares, siempre con reservas.

La suscripción, ha escrito Musk, también incluirá “prioridad en las respuestas, menciones y búsquedas, lo cual es esencial para evitar el spam/estafa”, “posibilidad de publicar vídeos y audios largos” y “la mitad de anuncios”, siempre según los tuits del propio Musk, que también ha afirmado que el precio en otros países se ajustará en relación con la paridad de poder adquisitivo de cada mercado.

Musk ha señalado que, a través de ese servicio, se podrá también superar el modo de pago de los medios de comunicación que lleguen a un acuerdo con Twitter. En la actualidad, los suscriptores de muchos medios no pueden acceder a sus noticias cerradas aunque estén abonados a través de los enlaces de Twitter.

Todo eso, dice Musk, “dará a Twitter una fuente de ingresos para recompensar a los creadores de contenido”. En otros tuits también se ha manifestado el nuevo dueño de la empresa, que también se ha convertido en su primer ejecutivo tras despedir a los principales directivos y disolver el consejo de administración. Este martes se ha conocido que otra de las principales ejecutivas de la empresa, la jefa comercial y de producto, Sarah Personette, también dejó la compañía el viernes, según anunció ella misma en la red social.

Por ese lado le ha llegado la primera respuesta de una celebridad a su voluntad de cobrar por los perfiles verificados. El escritor Stephen King, con cerca de siete millones de seguidores en Twitter, reaccionó a las primeras noticias que hablaban de un precio de suscripción de 20 dólares al mes. “¿20 dólares al mes para mantener mi marca azul? A la mierda, deberían pagarme a mí. Si eso se instituye, me voy como Enron”, la compañía que fue a la quiebra tras un escándalo de falseamiento contable, y que no queda muy claro por qué toma como referencia.

Musk, que ha cambiado la descripción de su perfil de Twitter desde Chief Twit, algo así como tuitero jefe, a “operador de la línea de reclamaciones de Twitter”, ha respondido al escritor: “Tenemos que pagar las facturas de alguna manera. Twitter no puede depender totalmente de los anunciantes. ¿Qué tal 8 dólares?”, ha escrito en un primer mensaje. “Explicaré el razonamiento de forma más larga antes de que esto se implemente. Es la única manera de derrotar a los bots y troles”.

Jason Calcanis, que trabaja en una de las firmas que participan en la compra de la red social, lanzó una encuesta en Twitter y la idea de pagar no parece muy popular. El 82% de los casi dos millones de usuarios que han contestado hasta este martes dicen que no pagarían por la marca de verificación. “Interesante”, contestó Musk, que ha tenido tiempo de disfrazarse para celebrar el día de Halloween y de viajar desde San Francisco a Nueva York para reunirse con los anunciantes en medio de tanta actividad.

La implantación de un sistema de pago para certificar la autenticidad de las cuentas deja algunas incógnitas. Si una personalidad decide no pasar por el aro del pago mensual, hay un riesgo de que en la maraña de Twitter surjan decenas de Stephen King, por ejemplo, sin que haya certeza de cuál es la cuenta que pertenece al escritor. El sistema de verificación está muy extendido para los cargos públicos, líderes políticos, periodistas, celebridades y multitud de personalidades de todo tipo.

Ninguna de las grandes redes sociales cobra por el momento por la verificación de sus usuarios más destacados, que con frecuencia son también los que atraen más tráfico y atención.


Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS