Un misterioso Equipo A se atribuye el rescate de los perros amenazados por el volcán de La Palma que iban a ser salvados con drones

Los animales están bien y con su dueño, un cazador de 70 años que ha perdido su casa tras la erupción, según un periodista palmero que ha conocido el proceso

Captura del vídeo donde se muestra la pancarta que anuncia el rescate de los perros.
Los Llanos de Aridane (La Palma) / Madrid -

Un misterioso grupo autodenominado A Team (Equipo A) se ha atribuido este jueves el rescate de los perros que se encontraban atrapados en un estanque rodeado por las coladas de la erupción en La Palma. Así lo anuncia la pancarta que se muestra en un vídeo difundido por el colectivo en redes: “Fuerza La Palma, los perros están bien”, reza el cartel, en el que se presentan con el nombre mencionado. Aerocamaras, la empresa gallega de drones que se había desplazado a la isla para intentar sacar a los animales, se ha retirado del lugar, ya que en sus vuelos habían confirmado que los perros no se encuentran en el área y han detectado huellas humanas en torno al estanque.

Los perros, así las cosas, pertenecen a “un cazador de 70 años que estaba de cacería ese domingo en que el volcán entró en erupción”, relata a EL PAÍS Pedro Montesinos, periodista de 7.7 Radio La Palma. “La Guardia Civil lo obliga a salir de la zona sin los animales y ahora está realojado”. Por eso, los perros tuvieron que regresar a su casa guiándose por su olfato y su instinto. En ella permanecieron hasta el lunes pasado, día en que fueron rescatados. “Es un señor que lo ha perdido todo, al que solo le quedan los perros, y ahora teme una querella de los animalistas”, sentencia.

Por eso, Aerocamaras fue incapaz de detectar su presencia con su equipamiento tecnológico traído desde Lalín (Pontevedra). Simplemente, los perros ya no estaban. “Ya ayer no vimos nada”, aseguraba este mediodía Jaime Pereira, consejero delegado de Aerocamaras, “pero queríamos asegurarnos. Hoy hemos estado revisando las imágenes y hemos confirmado con las autoridades que han aparecido huellas humanas donde estaban los perros, por lo que sabíamos que habían estado ahí”, ha explicado.

Al realizar este rescate, sus artífices han violado los límites que las autoridades han impuesto en torno a las zonas afectadas por el volcán, dado que la única manera de acceder al estanque en que estaban los perros es pasar por encima de alguna de las recientes coladas que rodean ese espacio. Según las mediciones hechas ayer por los drones de Aerocamaras, en algunas zonas la lava alcanzaba temperaturas de 160 grados. Pero también hay zonas frías que permiten el tránsito humano con una cámara termográfica, a la venta desde unos 180 euros.

Los veterinarios que asesoran a esta empresa tenían claro este mediodía que los podencos no habían salido solos de esa isla entre la lava. “Si tenían comida y bebida en lo que consideran casa no resulta normal que se aventurasen por encima de la lava”.

Una fuente del medio local que ha publicado el vídeo, Palmerus.es, también ha defendido que los animales están bien y que “nadie se jugaría la vida por los perros para dejar que luego los maltrataran”, dice por teléfono a EL PAÍS. Es de momento muy difícil, según dice, que alguien vaya a salir a aclarar cómo ha sido la proeza porque “se ha cometido una ilegalidad, se han saltado controles”. El modo en que les llegó el vídeo se debe presuntamente a la cercanía con los protagonistas. “El vídeo empezó a circular y nos lo pasaron”, dice. A pesar de creer que están bien, no ha podido confirmar con total certeza el estado ni la ubicación actuales de los perros: “Las personas que hemos podido contactar nos confirman que están bien”, añade. Toda la información que tienen, insisten, está ya en el artículo que han publicado en su página.

Los primeros indicios de que los perros habían sido previamente rescatados los aportaron las imágenes de Aerocamaras, en las que se aprecian deformaciones sobre la ceniza correspondientes a huellas humanas y en las que, además, se veía la pancarta que dejaron los rescatadores en el muro del estanque. La tela, que estaba anclada con piedras, se había dado la vuelta hacia la parte interior a causa del viento, por lo que los aparatos no pudieron leer el texto.

“Por lo menos han tenido humor”, ha declarado resignado Pereira en el borde de la zona de exclusión. Su equipo llevaba tres días preparando la operación con drones y que hace 24 horas ya se confesaba extrañada de no encontrar a los perros, ni con cámaras térmicas, ni citándolos con reclamos que deberían atraerlos.

Las informaciones sobre este rescate extraoficial llegan un día después de que Aerocamaras sobrevolase la zona donde se encontraban los animales para tratar de localizarlos y completar su plan de rescate. Aunque la prueba de este miércoles resultó “muy exitosa”, el consejero delegado de la compañía admitió que solo habían logrado ver dos conejos escondidos entre los matorrales.

Para que Aerocamaras pudiese operar hizo falta un permiso del Plan de Emergencias Volcanicas de Canarias, (Pevolca), permiso que llegó el pasado martes. Su portavoz, Miguel Ángel Morcuende, ha asegurado este jueves que el organismo ha hecho “todo lo que tenía que hacer”, es decir, mantenerlos con vida al procurarles alimento y bebida y autorizar su rescate por dron, y a partir de ahí “ya no sabemos nada más”.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS