Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Varg Veum’, una serie sin moralina

La serie ofrece una información estimable sobre los usos de la sociedad en la que se desarrolla la trama, una Noruega con un alto nivel de vida y en la que surgen todas las miserias de los seres humanos

Una de las ventajas de Varg Veum, la serie noruega basada en las novelas policíacas de Gunnar Staalesen y que ahora se pueden ver en Amazon Prime Video, es que cada uno de los capítulos es independiente del resto, comienza y acaba cada historia aunque mantienen varias constantes: Bergen, la localidad Noruega en la que transcurren todos los casos, el detective privado que da título a la serie (Trond Espen Seim) y el comisario Dankert Muus (Bjørn Floberg), una excelente serie que ya se programó en 2013 en TVE y que mantiene un nivel de calidad notable.

En realidad son seis largometrajes —cada capítulo dura 90 minutos— aunque se rodaron otros seis más que, de momento, no constan en ninguna de las plataformas más populares. Varg Veum, como todos los buenos argumentos audiovisuales, ofrece una información estimable sobre los usos y costumbres de la sociedad en la que se desarrolla la trama, una Noruega con un alto nivel de vida y en la que surgen todas las miserias y mezquindades de los seres humanos: crueldad, corrupción, droga, mafias, codicia... nada nuevo bajo el sol pero denunciado con talento por las novelas de Staalasen y con un sentido crítico respetuoso con el espectador, es decir, alejado de la moralina de los biempensantes.

Varg Veum irá resolviendo los casos por los que ha sido contratado, unos hechos que nunca serán ni sencillos ni lineales, con ramificaciones imprevistas pero sin trucos efectistas ni regodeos truculentos. Un desarrollo que consolida, y aquí habría que decir que inicia, la bien ganada calidad de la narrativa textual y audiovisual nórdica que, una vez más, nos ofrece una inteligente recopilación de lo que Borges llamó hace décadas “la historia universal de la infamia”.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS