Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

'No hables con extraños’, una excelente serie

La serie de Netflix creada por Harlan Coben es un alarde de giros argumentales

Stephen Rea en 'No hables con extraños'. En vídeo, el tráiler de la serie. NETFLIX

Si Henry James publicó Otra vuelta de tuerca, Harlan Coben en su No hables con extraños es el amo de la ferretería. La serie de Netflix creada por Coben es un alarde de giros argumentales. Ocho capítulos de una estupenda adaptación de la novela homónima del tan citado Coben que engancha desde las primeras escenas y realizada con el rigor y la profesionalidad de las mejores series británicas, desde Line of Duty a Broadchurch o Endeavour.

La coprotagonista Siobhan Finneran, inspectora de la localidad que tendrá que resolver varios asesinatos y algún suceso sucesos extraño, viene ya curtida en mil batallas, entre otras en la también excelente Happy Valley, y lo hará sin inmutarse, con ese hieratismo tan frecuente en los/las inspectores/as de policías y al que solo le iguala otro de los personajes principales: Stephen Rea, inspector ya jubilado.

El leit motiv argumental es el desvelamiento de los secretos personales. Una joven perturbará la, en apariencia, relajada vida cotidiana de los protagonistas con la revelación de sus secretos más íntimos o los de sus familiares. Mitad chantajista, mitad misionera de la verdad, lo cierto es que desata una tormenta incontrolada de violencia entre todos los segmentos poblacionales, que diría un experto de marketing: desde los elementales púberes a los descatalogados imsersos.

Quizá la notable calidad media de las series británicas sean deudoras de aquellos jóvenes airados que a finales de los años cincuenta del pasado siglo conmovieron lo establecido con el llamado Free Cinema, un nuevo y sobrio estilo narrativo que fijó su mirada en las historias cotidianas de gente no menos cotidiana, sin trucos ni artificios: reales como la vida misma sin llegar al realismo social, esa sublimación de la clase obrera.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS