Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

“Si me borrara el viento lo que yo canto”

David Trueba utiliza espléndidamente material de archivo que complementa con entrevistas en un documental sobre Sánchez Ferlosio

Un momento del documental 'Si me borrara el viento lo que yo canto'.
Un momento del documental 'Si me borrara el viento lo que yo canto'.MOVISTAR+

No deja de ser curioso el que dos miembros de la misma familia, Fernando y David Trueba, decidieran rodar sendos documentales sobre un mismo personaje, Chicho Sánchez Ferlosio, con 38 años de diferencia y un ánimo común de reivindicar a un cantautor que se situó voluntariamente al margen de cualquier tipo de mercadotecnia y que ha conseguido el que sus canciones perduren.

Si me borrara el viento lo que yo canto (Movistar+) se centra en la grabación clandestina que dos suecos realizaron en el cuarto de baño de la casa que compartían en 1963 el propio Chicho y su compañera Ana Guardione, un disco que una vez editado en Suecia se convirtió en uno de los símbolos de la lucha antifranquista con canciones tan emblemáticas como Gallo Rojo, Gallo Negro que casi cincuenta años más tarde aún la canta, entre otros, Silvia Pérez Cruz. David Trueba utiliza espléndidamente el material de archivo que complementa con entrevistas a quienes trataron entonces al protagonista. Naturalmente no podía faltar el más afamado y respetado de los Ferlosio, Rafael, quien no dudó en elegir una canción de su hermano cantada en latín, fruto sin duda de la amistad del trovador con otro de los grandes heterodoxos de la cultura española: Agustín García Calvo.

Y surgen anécdotas y situaciones divertidas, como cuando Chicho decidió irse en coche con la familia a la India y a la altura de Barajas, su hija pequeña preguntó “¿falta mucho para la India?”, entremezcladas con el cruel recuerdo del fusilamiento de Julián Grimau y la sorprendente capacidad de Chicho para crear esa misma noche una bellísima canción: “... Silencio de mi tierra, ¡qué amargo suenas!/ Las piedras del camino/ hoy sangre llevan, hoy sangre llevan”.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS