Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

’El detective Endeavour’, una serie excelente

Una serie policíaca británica que cumple absolutamente con el reconocido nivel de calidad de las producciones de Gran Bretaña

Una imagen de 'El detective Endeavour'.
Una imagen de 'El detective Endeavour'.

En realidad esta columna deberían escribirla Vicente Molina Foix o Javiér Marías. Los dos son grandes cinéfilos y, lo que es más importante en este caso, conocen perfectamente Oxford, la ciudad en la que transcurren las cinco primeras temporadas de El detective Endeaovour.

Una serie policíaca británica (Paramount y Filmin) que cumple absolutamente con el reconocido nivel de calidad de las producciones de Gran Bretaña y en las que sobresalen las habilidades de sus protagonistas para desentrañar los casos sin necesidad de recurrir a los tiroteos y persecuciones habituales en el género. Es un canto a la inteligencia, a la capacidad deductiva de esa gran pareja que son el detective Endeavour Morse, un excelente Shaun Evans, y el muy circunspecto inspector jefe Fred Thursday, ambos de la comisaría de Cowley comandada por el superintendente en Jefe Reginald Bright, un personaje que habría de calificarse como “entrañable” si no fuera porque es un adjetivo que detesta Juan Marsé.

A ellos se suman el torpe y leal detective Jim Strange, la eficiente editora de la revista Oxford Mail, Dorothea Frazil, y la quintaesencia de la discreción Win Thursday, esposa del inspector-jefe y madre de Joan, el amor imposible de Morse. Y, por supuesto, Oxford, la Ciudad de las Agujas de Ensueño en referencia a la arquitectura de sus 38 colegios universitarios en el centro medieval de la ciudad.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS