Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Bob Esponja es asexual

Los adultos vivimos tan preocupados por la pedagogía, que olvidamos a menudo que los dibujos no son un reflejo del mundo real, sino un escenario de fantasía

Bob Esponja.
Bob Esponja.

Harry Potter creció con su público a lo largo de los años, pero los niños que lo descubren hoy lo absorben del tirón, por atragantamiento. Si son voraces, Harry pasa de niño a adulto en cuestión de semanas o meses, lo que puede hacer que su héroe se convierta en un extraño. A mi hijo le pasó en la quinta peli, Harry Potter y la Orden del Fénix. En ella, Harry está en edad de usar crema after shave, por lo que, en un descuido, se da su primer morreo con su compi Cho Chang. Mi hijo, a sus siete años, no lo vio venir, y cuando los personajes se metieron la lengua hasta las amígdalas, hundió la cabeza en los cojines del sofá y gritó: “¡Qué asco, por Dios!”.

He recordado la escena ahora que Nickelodeon ha usado a un Bob Esponja de arcoíris para felicitar por Twitter el día del orgullo LGTB. A nadie debería extrañar que Bob, que es un buenazo, felicite un día tan importante, pero por la autoridad que me confiere haber visto innúmeras veces todos los capítulos, proclamo que no es gay, como han corrido a celebrar tantos. Tampoco es hetero, ni bi, ni tiene ninguna orientación.

Bob Esponja es asexual porque vive en un mundo asexuado. Así lo quiso Stephen Hillenburg, y no por razones morales o mojigatas, sino porque los enamoramientos no interesan a los niños sin hormonas a quienes va dirigida la serie. Los adultos vivimos tan preocupados por la pedagogía, que olvidamos a menudo que los dibujos no son un reflejo del mundo real, sino un escenario de fantasía donde unos monigotes se dan tortazos y se gastan bromas pesadas. Enredar las tramas con besuqueos y corazones solo provocaría arcadas en una parte notable de la audiencia, que enterraría la cara en el sofá y gritaría: “¡Qué asco, por Dios!”.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS