Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El arte del sonido en el cine

Fue imponiéndose como recurso narrativo en Hollywood y los profesionales pasaron de ser los últimos monos a adquirir estatuto incluso de artistas

Cartel de 'La magia del sonido en el cine'.
Cartel de 'La magia del sonido en el cine'.MOVISTAR+

En los primeros años del cine sonoro, los estudios tenían bibliotecas de efectos de sonido que usaban una y otra vez. Así, todos los disparos de las pelis de la Warner sonaban igual, y los truenos de las producciones de la Metro eran siempre el mismo trueno. Poco a poco, el sonido fue imponiéndose como recurso narrativo, y los profesionales encargados del mismo en Hollywood pasaron de ser los últimos monos de la plantilla a adquirir estatuto de artesanos e incluso de artistas.

Esta historia se cuenta muy bien en La magia del sonido en el cine, un documental que en España ofrece Movistar +, me da la impresión de que con más pena que gloria en cuanto a audiencia. Es una obra didáctica y delicada dirigida por Midge Costin, que es una montadora de sonido que sabe transmitir muy bien en qué consiste su oficio.

Walter Murch, por ejemplo, considerado el padre del sonido moderno en el cine, ha sido una figura tan importante como cualquier gran director, pero su nombre apenas resuena fuera del gremio y de los cinéfilos más eruditos.

Una de las penas del espectador adulto es que jamás podrá volver a sentirse como un niño deslumbrado por una pantalla. La mirada tiene un himen que, una vez desgarrado, no se puede recoser, y conforme se endurece el cristalino y suben las dioptrías, se encallece también la capa de cinismo. A través de esta historia del sonido, yo he recuperado algo de aquella ingenuidad.

Es paradójico, pues conocer los trucos del mago debería tener el efecto contrario, pero ver a estos artesanos del sonido manejarse con miles de recursos para conseguir una emoción me ha reanimado el amor por el cine, al recordarme que detrás del bombardeo de las plataformas y de la producción en modo churrería que nos avasalla, hay unos tipos entusiastas, detallistas y geniales.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS