Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Raised by Wolves’: el segundo Génesis según Ridley Scott

El arranque despeja las dudas: merece la pena dejarse atrapar por este escenario posapocalíptico en el que un conflicto religioso ha arruinado a la humanidad

El personaje de Amanda Collin y los niños a su cargo, en una escena de 'Raised by Wolves'. En vídeo, tráiler de la serie.

Celebrábamos a principios de este siglo la edad de oro de las series, con verdaderas obras de arte en las pantallas, pero la proliferación de plataformas nos ha llevado a la era de las series a destajo. Cada empresa fuerza la máquina para acumular novedades y apabullarnos en sus menús. Así es difícil separar el grano de la paja.

Hallado un grano: lo es Raised by Wolves, ambiciosa y original producción de ciencia ficción que firma uno de los grandes del género: Ridley Scott. Gran apuesta de HBO Max en EE UU este año, en España se ve en TNT a un capítulo por semana, ritmo al que ya no estábamos acostumbrados, olvídense de atracones.

El director de Alien y Blade Runner, que se dice deudor del 2001 de Kubrick, ha tenido una carrera de altibajos, empañada por las secuelas y precuelas de su monstruo alienígena que no alcanzaban la tensión del auténtico. El arranque de Raised by Wolves (criado por lobos) despeja las dudas: el primer capítulo es en sí una buena película. Podría acabar ahí, pero el segundo convence de que vale la pena seguir, veremos si no decae.

Más información
Jessy Seinfeld, en el programa especial '23 Hours to Kill', de Netflix.
Seinfeld en el retiro dorado
Liv Lisa Fries, en una escena de la tercera , temporada de 'Babylon Berlin'
‘Babylon Berlin’, las ciudades del pecado

Atrapa ese escenario posapocalíptico en que la guerra ha devastado la Tierra y los pocos supervivientes tratan de evitar la extinción de la especie colonizando otros mundos. En uno de ellos, los robots Padre y Madre, encargados de un nuevo Génesis: de gestar a un puñado de niños y educarlos en el ateísmo. Y, en un arca espacial a lo Noé, los mitraicos, creyentes devotos en el antiquísimo culto al dios Sol.

En el reparto brillan el australiano Travis Fimmel (Ragnar en Vikingos) y, sobre todo, la danesa Amanda Collin, androide, madre coraje y ángel exterminador. Personajes ambiguos: uno no sabe si simpatizar con ellos ante tanto giro de guion. Y sorprende, en realidad no tanto, que sea un conflicto religioso el que arruine a la humanidad. Cuánta sangre derramada en nombre de lo divino en el pasado, el presente... y el futuro.

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS