Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El blues importa

De Robert Johnson quedan pocas grabaciones pero una huella enorme en la cultura popular. Este género, esencial para la identidad afroamericana, estaba mal visto en su tiempo

Robert Johnson (Misisipí, 1911- Misisipí, 1938), en una de las pocas imágenes existentes. En vídeo, tráiler de 'Devil at the Crossroads'.

De Robert Johnson solo existen dos fotografías, ninguna filmación y 29 canciones grabadas. Queda la leyenda de que vendió su alma al diablo para que su guitarra sonara como dos o tres, una vida desgraciada que se truncó a los 27 años y una huella enorme en todo lo que vino después en la cultura popular.

La encrucijada del diablo, en Netflix, indaga en el misterioso pionero del blues moderno, cuyos acordes sirvieron también de base al rock. El documental salva la falta de material con animación y con estrellas posteriores (Keith Richards, Eric Clapton, Bonnie Raitt) que le rinden culto.

Más información
Los protagonistas de 'Succession', en una imagen promocional de la segunda temporada.
¿Es ‘Succession’ el ‘Falcon Crest’ de la era Trump?
'Lee Miller en la bañera de Hitler' (1945), de Lee Miller y David E. Scherman.
Lee Miller fue llorada tarde

El blues, la expresión del sufrimiento de los explotados en las plantaciones del Misisipi, es un género esencial para la identidad afroamericana. Pero en los años treinta no estaba bien visto en la comunidad negra: era lo que tocaban y oían los hombres que bebían en las tabernas mientras las mujeres iban a la iglesia. Para las familias cristianas era algo diabólico. Johnson explotó el encanto de lo maldito y llenó sus letras de alusiones al maligno, insinuadas en Crossroad y explícitas en Me and the Devil Blues.

Si el blues venía del dolor, de eso Johnson sabía un rato: perdió a su primera mujer y a su bebé en el parto; tuvo otro hijo al que no se pudo acercar. Vivió vagabundeando en busca de locales donde tocar, y esquivando los linchamientos del Ku Klux Klan, hasta que murió en un bar, dicen que envenenado por un marido celoso, en agosto de 1938.

Nunca saboreó el éxito. En las décadas posteriores, los primeros rockeros y luego los hippies reivindicaron el blues y su leyenda. De sus continuadores, Jimi Hendrix, Janis Joplin y Brian Jones murieron a la misma edad. Son el club de los 27. Puede bastar una vida tan corta para cambiar la historia.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS