Muere Alex Trebek, legendario presentador de televisión estadounidense

Permaneció 36 años al frente del exitoso concurso ‘Jeopardy!’

Alex Trebek durante la ceremonia de los Emmy de 2017, en Los Ángeles
Alex Trebek durante la ceremonia de los Emmy de 2017, en Los ÁngelesChris Pizzello (AP)

Jeopardy!, una de las mayores y más veneradas instituciones televisivas de Estados Unidos, el país que perfeccionó la televisión, era un pozo seco en 1984. El concurso de preguntas y respuestas, estrenado 20 años antes, había sido cancelado y reanimado varias veces, en diferentes formatos y con distintos resultados, y era ya un título casi marginal, seguido solo por fans abnegados. Y llegó Alex Trebek. Este canadiense de Ontario, que entonces tenía 44 años, aires de estudioso y forjado en una docena de concursos en la televisión de su país natal, comenzó a trabajar en Jeopardy! cuando Sony decidió probar fortuna con una última versión, de emisión diaria. Trebek no se iría de allí prácticamente hasta su muerte, el domingo de cáncer de páncreas en su casa de Los Ángeles, con 80 años. Sus últimos programas todavía no se han emitido.

Alex Trebek, en el plató de 'Jeopardy!'
Alex Trebek, en el plató de 'Jeopardy!'Eric McCandless (GETTY)

Lo que antes de 1984 se había convertido en un juego denso, académico y encorsetado dentro de sus propias normas, cobró con Trebek una nueva vida, mucho más lúdica, sin rebajar el nivel de exigencia intelectual. Jeopardy! se transformó en un hito cultural como solo un concurso de televisión puede hacerlo: construyendo su hueco poco a poco, a base de entrar día tras día en casa del público, de incorporarse a las rutinas diarias de sus espectadores hasta convertirse en todo un rito familiar, inalterable a las modas pasajeras, erigiéndose con las décadas en símbolo del valor de la inteligencia y la ciencia.

Durante años, ha sido un espacio seguro donde no hay gritos ni toples, os datos son irrevocables y las noticias no son falsas. Con Alex Trebek —y su empeño por que el espacio mostrase a los concursantes pensando más de lo que le mostraban a él mismo: el protagonista no era ni él ni el resultado, sino el esfuerzo— Jeopardy! se convirtió, ahora sí, en el mayor concurso televisivo de la historia de Estados Unidos.

Al espectador no estadounidense le costará menos localizar a Trebek por todas las veces que apareció en series interpretándose a sí mismo: Seinfeld, Orange Is The New Black, Los Simpson, Jack Ryan, The Nanny, Expediente X, Sensación de vivir, Cheers… Todas incorporaron el concurso en sus tramas, un reflejo del peso del programa en la sociedad estadounidense, y en ellas se puede ver a Trebek siempre en alguna variación de su imagen pública: alguien paternal, de chiste rápido y amable, el profesor favorito de la clase, el que sabe que la pregunta es difícil, pero desea que el alumno acierte y que no juzga cuando alguien falla.

Nacido en Gran Sudbury en 1940, George Alexander Trebek fue un chico estudioso que se graduó en filosofía en la Universidad de Ottawa y empezó a trabajar en la televisión canadiense como reportero: hablaba francés, algo que le distinguía de la mayoría de sus compañeros. Acabó presentando concursos para la misma corporación, primero menores, luego del tamaño de Reach For the Top, que entonces y hasta 1989 era uno de los más veteranos de la casa.

Más o menos en aquella época, en Estados Unidos los gigantes de los concursos buscaban caras nuevas para reemplazar a los rostros ya apoltronados en formatos clásicos. Entre ellos, el de Art Fleming, quien presentó Jeopardy! en todas sus encarnaciones anteriores. Fue Lucille Ball (la gran visionaria de la televisión estadounidense, tras crear la rompedora comedia I Love Lucy en los cincuenta) quien recomendó a la NBC que fichara a Trebek para esta nueva versión: para ese momento, ya estaba en suelo estadounidense, al frente de otros programas menores. La cadena aceptó. Hubo otra novedad: los concursantes recibirían las respuestas y tendrían que deducir cuál era la pregunta. Estos dos son los rasgos que más han distinguido al concurso todas estas décadas.

A principios de 2019, Trebek, ya con 79 años y casi 8.200 programas a sus espaldas, anunció que sufría cáncer de páncreas. Prometió que superaría la enfermedad. “Aún tengo tres años más de contrato”, bromeó, en una buena muestra de lo que era su humor. Su último programa se emitirá a finales de diciembre.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS