Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Contra dietistas y pedagogos

Renegar de las navidades porque hay colas en El Corte Inglés es propio de mesías y gente que quiere hacer el bien, y por ello, casi siempre hipócrita

Una procesión contra el consumismo en el centro de Valencia en diciembre de 2019.
Una procesión contra el consumismo en el centro de Valencia en diciembre de 2019.TANIA CASTRO

Los años y los hijos me han atemperado mucho el carácter Grinch o Scrooge que me inflamaba en las navidades pasadas, aunque no he llegado al extremo de cantar villancicos ni envolverme en espumillón. Ni siquiera he dejado de referirme a la zambomba como otra cosa que no sea una metáfora de la masturbación. Digamos que soy navideñista como los republicanos de los ochenta, aún temblorosos por el 23-F, se proclamaban juancarlistas en vez de monárquicos.

No negaré que estas navidades descafeinadas e intimísimas están siendo muy de mi gusto, pero como los deseos decepcionan un instante después de hacerse realidad, como bien sabe cualquiera que haya visto cumplidos los suyos, ya me siento incómodo y culpable de nuevo. No solo porque no puedo ser feliz, ni siquiera estar satisfecho, cuando todo esto es causa del apocalipsis y la peste, sino porque me he visto comulgando con los otros detractores de la navidad, los que detestan su lado consumista.

Renegar de las navidades por el trauma familiar tiene un pase, porque es un renegar egoísta y misántropo, y por ello, sincero. Renegar de las navidades porque hay colas en El Corte Inglés es, en cambio, propio de mesías y gente que quiere hacer el bien, y por ello, casi siempre hipócrita, pues quien hace el bien suele estar más interesado en hacer publicidad del bien en el que milita que en el propio bien. No quisiera ser confundido con uno de esos predicadores de un mundo mejor es posible o de que saldremos mejores de esta montaña de basura que nos ha caído encima.

Líbreme la diosa Visa de contemporizar con esos dietistas y pedagogos que nos reprochan las comilonas y los regalos carísimos e inútiles que traen los Reyes Magos. A gastar y a comer, amigos, que el mundo —según las predicciones más optimistas— se va a acabar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS