Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Érase un pene superlativo

La televisión danesa ha estrenado una serie de ‘stop motion’ para niños de cuatro a ocho años sobre un señor con un pene gigante con el que sufre toda clase de líos y disparates

Una imagen de la serie danesa de animación 'John Dillermand'. En vídeo, introducción de la serie 'John Dillermand'.FOTO Y VÍDEO: DR TELEVISIÓN

Me puso muy contento que la televisión danesa estrenase esta semana una serie de stop motion para niños de cuatro a ocho años sobre un señor con un pene gigante con el que sufre toda clase de líos y disparates. Aunque no entendí nada, porque tengo el danés muy oxidado, me reí con sus gags. John Dillermand (algo así como Juan Súperpilila) usa su apéndice como los gadgetobrazos del Inspector Gadget. En realidad, es una especie de serpentina a rayas blancas y rojas, del mismo color que el bañador que lleva puesto, pues Dillermand es un patán que va vestido como un bañista de la Belle Époque y lleva un peinado y un bigote de hace cien años, lo que subraya su caricatura. Me recuerda mucho a los collages animados del Flying Circus de los Monty Python.

Mi alegría decayó cuando leí que su creador, Jacob Ley, lo concibió como una forma de normalizar el discurso sobre el cuerpo y de hablar de anatomía y del pudor sin culpa y sin sexualizaciones. Vaya por Dios: creía que el objetivo era divertir a los niños, pero también estos daneses tan brutos quieren educarlos. Resulta que la serie es didáctica. No vayamos a cometer la aberración de dejar que los niños se rían sin inocularles en la risa reflexiones hondas sobre la condición humana. Hasta ahí podíamos llegar, no vamos a consentir que vean unos dibujos sin contexto epistemológico. Más episteme y menos penes.

Quiero creer que Ley solo se defendía de las cuarenta toneladas de críticas furibundas que ha recibido tanto de la derecha cristiana como de la izquierda laica, hermanadas ambas en el rechazo a cualquier relato que relacione genitales y niños. Ojalá sea una forma de salir del paso y no se lo crea de veras, porque los chistes pierden toda su gracia si llevan moraleja al final.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS