Rosa María Mateo reprocha al PP haberla sometido a un “calvario” durante su gestión en RTVE

La administradora provisional única, que será sucedida por Pérez Tornero, comparece por última vez en el Senado

La administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, comparece en la Comisión Mixta de Control Parlamentario de RTVE. En vídeo, Mateo reprocha al PP el "calvario" que le ha hecho pasar al frente de la corporación.

“Que le vaya bien en su nueva vida”, le han deseado este viernes los miembros de la comisión de control de RTVE a Rosa María Mateo, que desde julio de 2018 ha estado al frente de la corporación como administradora provisional única y que en las próximas semanas cederá el timón a José Manuel Pérez Tornero. En la despedida, diputados y senadores reconocieron su dedicación en un momento muy complicado. El PP percibe que debe sentirse aliviada porque acabe este calvario. “El único calvario es al que ustedes me han sometido”, ha respondido Mateo.

La responsable de RTVE ha aprovechado para pedir a los populares que dejen de denigrar a la televisión pública ahora que “se han encargado”, ha dicho, “de recuperar a los periodistas supuestamente purgados” para meterlos en el consejo de administración de la corporación, en velada referencia a Carmen Sastre y Jenaro Castro, que desempeñaron cargos de responsabilidad en TVE con el PP en el poder y fueron destituidos cuando el PSOE llegó a La Moncloa. “Espero que dejen de denigrar a TVE, ya que ahora tienen a gente de su partido y que les apoyan dentro del consejo. Deberían tener otra postura porque TVE es algo público, pertenece a todos los españoles”, ha subrayado Mateo, que ha reclamado apoyo moral y económico para la corporación.

Como ocurrió el jueves en el Congreso, el PP y Vox se han lanzado reproches por el pacto alcanzado entre populares y socialistas para la renovación del consejo. Ambas formaciones han sido rebautizadas como Partido Populista Comunista por los parlamentarios de la ultraderecha. “Me da la sensación de que la vamos a echar de menos”, apuntilló el diputado Víctor Manuel Sánchez del Real.

A la hora de hacer balance, la administradora provisional ha confesado que aceptó el cargo pensando que sería para un periodo de tres o cuatro meses y lo hizo “con la absoluta convicción en la importancia del servicio público”, pero que el plazo se fue alargando y “por pura responsabilidad” siguió en un puesto para el que fue propuesta por el PSOE y refrendada en el Congreso por 180 votos. Ha recordado que recibió 100 millones de deuda, un convenio colectivo estancado y unos informativos desacreditados y con denuncias de manipulación. “Hoy los telediarios tienen independencia y pluralidad de voces”, ha añadido.

Ante la polémica suscitada por el rótulo “Leonor se va de España, como su abuelo”, emitido en el magacín matinal de La 1, Mateo ha asegurado que la Casa del Rey no tuvo nada que ver en el despido del autor, contratado por la empresa que colabora en la producción del programa. “La gravedad de los hechos reclamaba una respuesta rápida y contundente. El rótulo fue desafortunado. No debió aparecer en la pantalla de una televisión pública. Fue un despropósito”. Ese fue el motivo que llevó a la corporación a relevar de su puesto a la persona “que debía haber impedido que saliera ese rótulo”. Pese a las explicaciones de Mateo, el diputado de En Comú Podem Joan Mena consideró que se trataba de un despido político.

El PP ha arremetido contra los programas de infoentretenimiento, como Las cosas claras, que sirven “para burlar la ley y privatizar un programa de claro contenido informativo”. La responsable de RTVE ha defendido que TVE tiene la obligación de atender a todos los géneros, formatos y audiencia, y que el entretenimiento es también servicio público.

Macarena Montesinos, del PP, le ha pedido que antes de irse destituya al director de actualidad e información, Enric Hernández. Mateo ha replicado que eso “ya lo hará el equipo que viene”, si lo considera oportuno, y que Hernández es un profesional eficiente y decisivo en el trabajo de mejora de la información de cada día, y que una vez elegido su sustituto su misión no es hacer cambios.

En su despedida, Mateo ha agradecido al presidente de la comisión, el socialista José Antonio Cosculluela, el trato recibido y también ha tenido palabras hacia la Cámara baja: “No todas las cosas que he aprendido son buenas, pero ha sido un aprendizaje. Espero ser muy feliz”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS