Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Blanqueamiento

En ‘Love is in the air’ todo es ñoño, pero lo más asombroso es esas criaturas de piel esforzadamente blanca

Los protagonistas de 'Love is in the air'. En vídeo, el tráiler de la serie.VÍDEO: MEDIASET
Más información
Turquía: la inesperada fábrica global de telenovelas

Una niña adorable, en posesión de inteligencia, belleza y gracia, me describe su enamoramiento absoluto del protagonista de una serie que exhibe Telecinco y titulada Love is in the air. Sus amigas lo comparten. El imán de ese señor arrasa entre las preadolescentes. Veo un par de capítulos y alucino. Todo es ñoño, insustancial, rutinario, infame, pero lo más asombroso es que esas criaturas de piel esforzadamente blanca, en ambientes que pretenden ser clónicos de la Europa más satisfecha y cosmopolita, son turcas. Imagino que Erdogan la ha financiado y bendecido. Vender esa imagen de su país es surrealista, pero al parecer arrasa. El mundo que retrata no tiene nada que ver con la Turquía que he visitado varias veces.

Mi pasmo fue similar en un cine legendario de Jaipur, con espectadores nativos que vivían con entusiasmo, aplausos y lágrimas lo que les ocurría a los seres de la pantalla. Los actores y actrices de la mítica factoría Bollywood, al igual que los que aparecían en la televisión hindú, estaban blanqueados, intentando de forma grotesca borrar con el maquillaje sus señas físicas de identidad, empeñados en parecer exageradamente blancos. No sé lo que pensaría Gandhi de los actuales anhelos estéticos de su raza.

Menos mal que vuelvo a concentrarme en la lectura, que puedo prescindir de la enloquecedora y terrorífica televisión en este inacabable tiempo de desdicha. Me fascina y emociona la forma con la que narra John Williams una historia sobre la infelicidad cotidiana en su novela Stoner. También engullo de un tirón el desdeñoso, sufriente y frecuentemente corrosivo diario que escribió Juan Marsé titulado Notas para unas memorias que nunca escribiré. Solo se salva el amor incondicional que siente por su nieto Guille. Y sigo enganchado con la historia de la familia del director de cine Sergio Cabrera, incluida la estancia en la China de Mao a la que fue destinado por sus comunistas padres. Lo cuenta muy bien Juan Gabriel Vásquez en Volver la vista atrás.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS