Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Si Palomares sucediera hoy

En 1966, Franco echó el cerrojazo a la prensa lacayuna e intentó expulsar a la prensa extranjera. En 2021, se designaría un gabinete de comunicación que generaría toneladas de información

Una imagen de la serie documental 'Palomares'. Vídeo: Tráiler del programa.

La conclusión más deprimente de Palomares, la excelente serie documental que acaba de estrenar Movistar +, es que si algo así sucediera en 2021, no hay razones para pensar que el gobierno español actuaría de forma muy distinta a como actuó el de Franco en 1966, cuando cayeron las bombas atómicas en Almería. Y no quiero decir con esto que vivamos en un franquismo desnatado, como sostienen tantos nacionalistas y tantos excampistas del 15M. Tampoco quiero decir que Pedro Sánchez o la ministra de Turismo, Reyes Maroto, se tirarían de cabeza al Mediterráneo (componiendo una estampa menos campechana aunque más fotogénica que la de Manuel Fraga). De hecho, y solo en apariencia, la estrategia informativa del gobierno de hoy sería muy diferente a la de Franco, pero los resultados serían los mismos.

Más información
A U.S. landing craft back off shore after dropping battered wingtank recovered from the Mediterranean where a search for a missing nuclear device has been on since the B 52 crash in Palomares, Spain on Jan. 17, 1966. (AP Photo)
Palomares, guerra atómica sobre el cielo español
Así fue el accidente de Palomares

En 1966, Franco echó el cerrojazo a la prensa lacayuna e intentó amedrentar y expulsar a la prensa extranjera. En 2021, se designaría un gabinete de comunicación hiperactivo, que generaría toneladas de información. El presidente y los ministros darían larguísimas conferencias de prensa y diseminarían tantos datos sobre el proceso de enriquecimiento de plutonio y los rudimentos de la energía nuclear como partículas radiactivas volaron por Palomares. Sonreirían muy atentos ante las preguntas de la prensa, que juzgarían muy interesantes, y luego, en vez de responderlas, perorarían durante un cuarto de hora sobre la importancia de la gestión emocional, o algo así, y pasarían a la siguiente pregunta sin bajar la sonrisa.

En casi sesenta años, los gobiernos han refinado el arte de no decir nada, mientras presumen de decirlo todo. Los periodistas deben agradecer que ahora les obsequien con amabilidad y jerga de autoayuda, en vez de palos en las costillas y amenazas a medianoche, pero el resultado es el mismo: al rascar el fondo, la verdad no aparece por ningún sitio.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS